Caguas celebra la gesta de Alex Cora

“Recientemente tuvimos una parada sobresaliente en Boston para celebrar el campeonato”, dijo Tom Werner, presidente de la Junta de Directores de los Medias Rojas de Boston, “pero esta fue incluso mejor”
“Nosotros ya sabíamos de la extraordinaria relación que Alex tenía con su ciudad y con su familia, y que lo único que le gusta más que el béisbol es su familia y el pueblo de Caguas”, agregó.

“Este ha sido el mejor equipo de la historia de los Medias Rojas y, en Alex Cora, tenemos al mejor dirigente de todos los tiempos”.

Werner pronunció estas palabras tan efusivas en medio de la algarabía reinante en el Paseo de las Artes de Caguas, luego de que el dirigente cagüeño Alex Cora, acompañado de varios jugadores y coaches, trajera a su pueblo natal el trofeo del campeonato de la Serie Mundial y participara en una masiva celebración de pueblo con miles de asistentes y música interpretada por varias orquestas.

El alcalde de Caguas, William Miranda Torres, lo resumió perfectamente.

“Esto lo que demuestra es el humanismo de Alex Cora”, dijo.

“En enero, cuando él le pudo haber pedido al equipo de Boston cualquier cosa, lo que pidió fue que vinieran a Puerto Rico a traer ayuda a los damnificados por el huracán”, agregó, al recordar que Cora, ejecutivos del equipo y varios jugadores, habían estado a principios de año en Caguas trayendo suministros para los damnificados por el huracán María, cuando todavía gran parte de la ciudad -y del país- ni siquiera tenía energía eléctrica.

Cora le muestra el trofeo a la multitud que abarrotó el sábado el Paseo de las Artes. [fotos Pepo Pereira]

“Y yo creo que todo esto que está pasando es que la vida le está premiando eso que él hizo”, agregó, “En enero, él nos trajo ayuda, pero, ahora, nos trajo orgullo y alegría”.

En efecto, tal como pidió después de una temporada de ensueño como piloto novato de Grandes Ligas al conducir a los Medias Rojas al campeonato de la Serie Mundial, el cagüeño logró que el equipo esta vez le acompañara a celebrar esa gesta en su pueblo natal y, este sábado, Cora, acompañado por su hija Camila, Werner, el presidente y principal oficial ejecutivo del equipo, Sam Kennedy, dos coaches -incluyendo al también boricua Ramón Vázquez- y un puñado de jugadores, incluyendo al lanzador venezolano Eduardo Rodríguez, el receptor boricua Christian Vázquez y el antesalista dominicano Eduardo Núñez, entre otros -aunque no el estelar lanzador David Price, como se había anunciado-, Cora regresó triunfalmente a Caguas.

Y, luego de una corta caravana por la entrada de la ciudad, en la que Cora en se mantuvo enarbolando el trofeo del campeonato mundial para que pudieran admirarlo sus compatriotas, la celebración llegó al Paseo de las Artes, donde miles de personas -muchas de ellas ataviadas con uniformes de los Medias Rojas-, y con la animación de varias orquestas, le dieron a Cora un merecido recibimiento de héroe.

“Esto estuvo fuera de liga”, diría Cora posteriormente, en un aparte con la prensa.

“Fue muy gratificante, en especial al ver cómo los muchachos que vinieron conmigo se lo estaban gozando todo”.

“Pero lo mejor fue que, poco más de un año después de María, el pueblo se lo gozó todo”.

Como se esperaba, el cagüeño fue recibido en su pueblo como todo un héroe.

 

Total
36
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*