Los Celtics con talento de sobra

NOTA: cuarta entrega de una serie sobre los seis mejores equipos de la NBA para esta temporada.

“Pa’ que falte … que sobre”.

Esa es la bendición con la que cuentan los Celtics para la temporada entrante, donde los posibles conflictos que puedan emerger serán encontrar minutos para el exceso de talento, y el manejo de una nueva presión por ser los abrumadoramente favoritos en la Conferencia.

La salida de LeBron aplanó el camino de los Celtics hacia el título de mejor equipo de la Conferencia.

La encuesta anual que le les hizo a los gerentes generales de la liga resultó en la selección de Boston como el favorito para ganar la Conferencia con un tajante 90% de los votos, a la vez que Brad Stevens se llevó el reconocimiento como el mejor dirigente y el más destacado haciendo ajustes durante el partido, convirtiéndose en el técnico más joven en llevarse la votación en ambas categorías.

Stevens se ha consagrado como un genio en el manejo del juego, y sus ajustes para sacar lo mejor del talento en cancha ha hecho que los Celtics hayan superado las expectativas en los pasados dos años, y en especial en la pasada temporada, cuando llegaron al séptimo juego de las finales de Conferencia sin dos de sus estrellas — Kyrie Irving y Gordon Hayward–, perdiendo una reñida serie solo por otro Picasso a manos de LeBron.

El dominicano Al Horford sigue siendo una de las estrellas más subestimadas en la liga, siendo un ancla en defensa y el perfecto centro multiusos en la ofensiva, inyectando lo que haga falta en ese lado de la cancha, a la vez que su madurez y veteranía son fundamentales para una escuadra con talento joven.

Es muy posible que en pocos años estemos hablando del joven Jayson Tatum como uno de los mejores jugadores en ambos lados de la cancha, pero la versión actual de 20 años es suficiente para ser el complemento perfecto a las estrellas establecidas en el pelotón. Su compinche de 21 años Jaylen Brown ha dado los saltos necesarios en sus primeros dos años en la liga, proyectándose como un futuro astro en la defensa en el molde de un Ron Artest.

Hayward sufrió una de las fracturas más espeluznantes en los primeros minutos de la noche inaugural, participando en su primer partido de verde luego de firmar un contrato de cinco años y $128 millones. La opulencia de talento en la escuadra le permitirá a Stevens traer a Hayward con la mayor de las calmas.

También regresa Irving, quien perdió la postemporada luego de una visita al quirófano para removerle dos tornillos de su patela, resultado de una operación anterior por una lesión sufrida en las finales del 2015 contra los Warriors. Su talento para anotar en el uno contra uno es ideal para las escasas ocasiones que el sistema ofensivo falla.

Terry Rozier, Marcus Smart, Marcus Morris y Aron Baynes completan la rotación del trabuco más talentoso en el Este en varios años.

Es muy probable que solo la mala salud pueda detener a los Celtics de regresar a las finales por primera vez desde el 2010.

 

Total
2
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*