Listos para otro gran reto los Azucareros

De los cuatro conjuntos que este viernes comenzarán las semifinales nacionales de la Doble A, no hay dudas de que los Azucareros de Yabucoa representan la mayor sorpresa.

No solo se trata de un equipo que a duras penas clasificó para la postemporada al amasar un récord de 7-9 durante la temporada regular, sino de uno que apenas cuenta en su elenco con un profesional y con 14 novatos y que, para colmo, perdió su parque local -el querido Félix ‘Nacho’ Millán- estrangulado por el paso de María y tuvo que mudarse al parque Francisco Negrón de Las Piedras para sus juegos locales.

Aún así, de manos del legendario azucarero Efraín “Cano’ García como dirigente, el equipo fue superando un escollo tras otro, contra todos los pronósticos vencieron 3-2 en las semifinales seccionales a los líderes (11-4) de la Sección Sureste, Jueyeros de Maunabo y a los Samaritanos de San Lorenzo en la final, antes de clasificar para las semifinales con un triunfo 1-0 sobre Florida el pasado domingo para decidir el cuarto y último puesto con un récord de 5-5 en el round robin.

¿Su premio? Visitar este viernes el parque Pedro Montañez para enfrentarse a los Toritos de Cayey, seleccionados mayoritariamente como favoritos para cargar con el campeonato, y a su estelar lanzador abridor Fernando Cabrera, un hombre que ha conseguido un récord global de 15-0 este año.

“Ha sido una temporada difícil en todos los sentidos”, dijo el apoderado Héctor Torres.

“Primero, el equipo no iba a jugar debido a la condición del parque, pero recibimos la ayuda desinteresada del alcalde de Las Piedras (Micky López) para que pudiéramos usar el parque de ese municipio”.

“Y aunque en realidad no hay dinero, el alcalde de Yabucoa (Rafael Surillo Ruiz) también ha hecho lo posible por ayudarnos en todo lo demás”.
“Era importante que el equipo jugara, porque la realidad es que el equipo de Doble A es el único deporte de alto rendimiento que hay en Yabucoa”.

A pesar de esto, la economía del equipo sufrió grandemente.

“Es muy oneroso estar jugando en otro parque”, dijo Torres. “Por ejemplo, el miércoles tuvimos práctica allí, pero toda la comida hay que llevarla, porque no hay donde tenerla en el parque”.

Y, por varias razones, la fanaticada de los Azucareros, que tradicionalmente estaba entre las mayores de toda la liga, no le dio un respaldo masivo al equipo.

“La gente no se adaptó a que se jugara los domingos de día”, especuló Torres, “o quizá no se adaptó a ir a Las Piedras, aunque también es verdad que al principio este no era un  equipo competitivo y la gente no se entusiasma por ir a ver a un equipo que está perdiendo”.

Cristian González es la estrella monticular de los Azucareros. [foto Ana Sofía Reyes]

Como sea, luego de haber promediado en ocasiones más de 1,200 personas por juego durante algunos años, y de haber promediado más de 800 en 2017, el promedio fue de unos 300 este año.

“En general el jugar los domingo afectó a toda la liga”, agregó el apoderado, refiriéndose a la medida de emergencia tomada por la Liga en vista de que muchos de los parques carecían de alumbrado o incluso de servicio eléctrico, impidiendo que se implementara el itinerario tradicional de juegos nocturnos los viernes y sábados.

“Pero de cierta manera fue una bendición”, agregó. “Aunque este es un  equipo joven, los jugadores vieron todo ese sacrificio que se estaba haciendo y eso los llevó a tener un compromiso total”.

“Y esa victoria en el quinto juego contra Maunabo parece haber sido el último estímulo que el equipo necesitaba”.

“De hecho, ese fue un juego que ganamos usando en el campo corto a Iván Reyes, un muchacho de 19 años que nunca había jugado en el campo corto en la Doble A”, destacó.

Y ahora tienen de frente el reto mayúsculo que representan los Toritos.

“Sé que Efraín (Cano García) designó a Marcos Santa para abrir el primer juego contra Cabrera”, dijo Torres. “Es un lanzador joven, de colegio, que es de Yabucoa y que ha tirado muy bien”.

Para el segundo juego, en Las Piedras, está designado el as del equipo, Cristian González (4-2 con dos blanqueadas y 2.30 de efectividad en 47 entradas durante la campaña regular y 2-3 con 3.47 en 33 episodios en el round robin del Carnaval de Campeones).

“La mayoría de los equipos no ha puesto a su lanzador número uno contra Cabrera y esa es una estrategia que a nosotros nos funcionó también en la serie contra Maunabo, cuando Cristian no tiró nunca contra Efraín Nieves hasta el último juego, cuando Efraín ya estaba cansado y el equipo pudo batearle”.

Pase lo que pase, el apoderado está consciente de que pasarán algunos años antes de que los Azucareros puedan jugar nuevamente en su parque.

“El Félix Millán fue declarado pérdida total porque es de cemento y tiene unas grietas que no se pueden reparar”, dijo, “pero todavía FEMA ni el seguro ha pagado”.

Eventualmente, sin embargo, Torres espera que se construya otro parque, “aunque quizá no sea en el mismo sitio, porque había un problema con las inundaciones”.

De lo que no tiene dudas es de que, pase lo que pase, fue muy acertado que el equipo jugara este año y que la Liga en sí hiciera los ajustes con tal de que no se perdiera la temporada.

“Es que la pelota Doble A es algo muy bonito, el único deporte de alto rendimiento del país que es puramente puertorriqueño: todas las demás ligas juegan con refuerzos, pero nosotros somos los únicos que solo jugamos con jugadores de aquí”.

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*