Jornada de desorden y escupitajos

Como diría William Shakespeare: “Escupió o no escupió, esa es la pregunta”.

Quedando un poco más de cuatro minutos para culminar el primer juego de los Lakers como locales, contra los Rockets, una falta se convirtió en un empujón, un empujón se convirtió en un desorden, el desorden– según Chris Paul–, llevó a que el armador Rajon Rondo le escupiera la cara, y ese supuesto gargajeo terminó en desbarajuste, con tres jugadores tirando puños, y jugadores de ambos bandos tratando de controlar la cosa o echar más leña al fuego.

Según los Rockets, el primer acto de violencia fue la escupida de Rondo a la cara de CP3, seguido por Paul poniendo sus dedos en el rostro de su adversario.

El primer puño lo lanzó Rondo conectando al estilo de Tito el de Caimito.

Paul zumbó lo suyo, pero con menos eficiencia ya que el primer derechazo puso en alerta a ambos equipos que ya estaban agarrando al jugador más cercano, sin importar su uniforme.

Brandon Ingram vino desde la tercera cuerda a lo Carlos Colón, tirando puños casi a ojo cerrado a ver con qué conectaba.

LeBron cargó a su mejor amigo Chris Paul fuera del embrollo como si fuera uno de sus hijos.

“Eso no se hace … ni en la cancha, ni en la calle”, expresó a los medios que cubrieron el juego Carmelo Anthony, sobre la escupida, dando por cierta la versión de su compañero.

Las peleas en cancha son el tema más sensitivo en la liga desde el ‘Malice at the Palace’, el legendario motín del 2004 donde jugadores de los Pacers terminaron en las gradas de Detroit en uno de los momentos más vergonzosos en la historia de la liga.

El destino tenía ayer como espectador al líder del levantamiento del 2004, Ron Artest, ahora Metta World Peace, quien fue citado por los periodistas diciendo: “Fue una pelea. Fue desafortunado la primera vez que lanzaron golpes. No deberían hacerlo … Sucedió. Nunca los había visto pelear antes. No creo que nadie deba ser suspendido”.

Ambos Rondo y Paul tiene fama de dirty players, en especial Paul, que ha tenido sus encontronazos desde colegial cuando golpeó a un rival en sus partes privadas.

El saldo final del revolú se conoció horas más tarde, y, como se esperaba, se produjeron las suspensiones: cuatro juegos para Ingram, tres para Rondo y dos para Paul.

….Ahh… y ganó Houston.

Total
5
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*