Enfocado Crawford en ser el número uno

Terence Crawford acaba de firmar un nuevo contrato promocional con la empresa Top Rank, de Bob Arum, que muchos esperan que le lleve a confirmarse como uno de los mejores peleadores del mundo y, posiblemente, el campeón unificado del peso welter, una de las divisiones más calientes del momento

Pero antes que todo eso, Crawford (33-0 y 24 nocauts), un excampeón ligero y junior welter de al OMB, ahora deberá defender por primera vez su cetro de las 147 libras este sábado cuando enfrente al descendiente de mexicanos José Benavídez, Jr. (27-0 y 18 nocauts) en el CHI Health Center de Omaha Nebraska en una transmisión por ESPN.

“Todo depende de a quién uno le haga la pregunta”, dijo el peleador de 31 años de edad que estará peleando en la ciudad en la que nació y donde aún reside.

“Alguna gente me considera el número uno, libra por libra, otra me tiene en segundo lugar, así que no me puedo quejar”, agregó. “Como sea estoy entre los primeros dos y todo el mundo me tiene entre los primeros, así que me siento bendecido por estar en esa posición”.

Para ascender casi sin discusión al primer lugar, es posible que Crawford tenga que medirse en algún punto a otros de los campeones, en una división que reconoce a Errol Spence, Jr. como monarca de la FIB, Shawn Porter como campeón del CMB,  Keith Thurman como súper campeón de la AMB y Manny Pacquiao como monarca ‘regular’ de ese organismo.

Y Crawford lo reconoce así, con la excepción de Pacquiao.

“Para mí él no es un campeón”, dijo Crawford con su característica falta de pelos en la lengua. “Yo no creo en nada de eso de campeones regulares, campeones Plata del CMB ni campeones interinos”.

Pero su entrenador, Brian McIntire, quien también participó en la conferencia telefónica llevada a cabo esta semana, reconoció que, de todas esas posibles peleas unificatorias, la más atractiva sería con Spence, Jr. (24-0 y 21 nocauts), a quien muchos colocan en el mismo nivel que Crawford.

“Ahora mismo Spence tiene el nombre más grande en la división”, dijo, aunque admitió que el hecho de que la Top Rank tenga un contrato de exclusividad con ESPN y Spence pelee para Fox o Showtime, podría entorpecer las negociaciones para que ambos se midan el próximo año.

“Lo que tenemos que hacer es exigirle a ESPN, que se considera el líder en los deportes, que si quiere ser el líder en boxeo ellos van a tener que conseguir ese tipo de peleas”, sostuvo.

“Eso es lo que Terence quiere y lo que ellos deben querer si desean tener al peleador número uno del mundo”.

Pero primero Crawford tiene que disponer de Benavídez, hermano del campeón supermediano del CMB, David Benavídez y también afiliado a la Top Rank.

Según Crawford, Benavídez fue quien se mantuvo acosándolo para que se concertara la pelea, especialmente cuando se topó con Crawford en Corpus Christi, Texas, antes de pelear en una cartelera celebrada el pasado 3 de febrero.

“No fue gran cosa”, dijo el campeón. “Antes de su pelea, él vino donde mí y me dijo que yo estaba huyendo de él, que nunca quería firmar el contrato y que yo le tenía miedo”.

“Yo solo le pregunté: ‘¿Y tú no tienes una pelea ahora? Pues debes concentrarte en tu pelea primero antes de pensar en pelear conmigo’… y luego nos dijimos algunas cosas”.

“Pero ya yo estoy acostumbrado a estas cosas cuando hay gente que quiere ocupar tu lugar”, agregó. “Quieren tener la oportunidad de hacerse de un nombre y él solo está tratando de encaramarse sobre mis hombros para creerse más grande”.

“Pero también creo que él habla así para infundirse valor. Así, él se pasaba diciendo que yo solo peleaba con tipos más pequeños y, como estamos en la misma compañía, me dije: ‘¿Por qué no?’”

“Así que ahora tiene la oportunidad de demostrar de qué está hecho: llegó la hora de probarse… o de callarse para siempre”.

 

 

 

Total
5
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*