Vistazo a los equipos “vende sueños”

Una de las cualidades esenciales de los equipos exitosos en la NBA es saber definirse como franquicia y su posición en la carrera hacia el tope.

Los buenos equipos tienden a mantenerse triunfantes porque saben precisar cuándo se mantiene un núcleo y cuándo llegó la hora de reiniciar el equipo.

Hay otros que entran a las temporadas vendiendo sueños o engañandose a sí mismos. Ya sea por una pobre construcción de la escuadra o por lo agotador de la competencia, como es el caso en la Conferencia del Oeste, es muy probable que estos equipos culminen la temporada viendo los playoffs desde su casa.

Veamos quiénes andan subastando falsas esperanzas en la liga en la temporada que inicia el 16 de octubre.

Dallas Mavericks

¿Por qué llueve y no escampa?: El dueño de los Mavs, Mark Cuban, ha tirado al zafacón los últimos siete años de la carrera del inigualable Dirk Nowitzki tras la nefasta decisión de romper el equipo que ganó el campeonato en el 2011 solo un mes después de la celebración. Desde entonces ha sido un mejunje de jugadores que los ha dejado o fuera de la postemporada o eliminados en la primera ronda.

¿Por qué hay esperanza?: Luka… Luka… Luka. El mal dictamen de tres equipos diferentes, Phoenix, Sacramento y Atlanta, en la noche del draft hizo que el mejor prospecto, Luka Doncic, terminara en Dallas. El esloveno de 19 años de edad tiene todas las cualidades del baloncesto modern, comenzando con un IQ baloncelístico fuera de serie, y culminando con la competitividad que lo caracteriza. Dallas pasa de las manos de Dirk a las manos de Luka, una transición envidiable.

Cleveland Cavaliers

¿Por qué llueve y no escampa?: El dueño de los Cavs, Dan Gilbert, ha hecho todas las movidas erróneas desde que compró el equipo en el 2005, siendo bendecido solo por la suerte de que uno de los grandes de todos los tiempos es nacido y criado en Ohio y decidió regresar para darle un campeonato a su gente. Ahora sin el Rey, y con toda justificación para tocar fondo y rehacer el equipo, Gilbert promete una escuadra “competitiva” que en el mejor de los casos entra octava a la postemporada, y en el peor se queda fuera, con un salario alto y jugadores pasados de su cúspide.

¿Por qué hay esperanza?: No hay mucha. Cedi Osman y Collin Sexton son prometedores prospectos, pero ninguno de los dos proyecta como la figura principal de un equipo exitoso. Un cambio de Kevin Love puede traer fichas jóvenes para comenzar la reconstrucción.

Los Angeles Clippers

¿Por qué llueve y no escampa?: Doc Rivers ha demostrado ser un buen dirigente, pero su tiempo al mando de lo administrativo dejó una desbalanceada escuadra con altos salarios y poca competitividad. El nivel de talento en el equipo no es suficiente para competir en el temible Oeste.

¿Por qué hay esperanza?: Una de las mejores mentes en la historia del baloncesto, Jerry West, ha tomado las riendas del equipo como gerente general. En su poco tiempo al mando ya salió de malos contratos y comienza a rehacer el equipo a través del draft e ingeniosos cambios.

Detroit Pistons

¿Por qué llueve y no escampa?: La misma falla de los Clippers acarició a Detroit, al tomar la atroz determinación de darle el puesto de presidente al coach Stan Van Gundy, movida que actualmente también está matando a los Timberwolves con Thibodeau. En su afán de salvar su pellejo como dirigente, Stan sacrificó piezas futuras por talento inmediato, sacrificio que fue en vano ya que aun así quedaron fuera de la postemporada, perdieron su pick en el draft y terminaron despidiendo a Van Gundy.

¿Por qué hay esperanza?: En talento, los Pistons tienen lo necesario para competir en la debilitada Conferencia del Este. De mantenerse saludables, Blake Griffin y Andre Drummond poseen el talento para dominar la pintura, y una buena temporada de los jugadores de reparto los puede guiar a una participación en los playoffs.

Charlotte Hornets

¿Por qué llueve y no escampa?: Michael Jordan ha demostrado tener una pésima mente baloncelística fuera de la cancha. Fue un desastre como gerente general en Washington y ha sido igual o peor como dueño en Charlotte. Su desespero por participar en los playoffs aunque sea para eliminarse en la primera ronda y a cuesta del futuro, tiene a la franquicia en el purgatorio de la liga.

¿Por qué hay esperanza?: Igual que en Cleveland, no mucha. Aparte de cambiar a sus jugadores establecidos, Kemba Walker, Nic Batum etc, por fichas futuras, no hay mucho para salir del hoyo.

 

Total
8
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*