¿Por qué son los sotaneros?

La NBA nunca ha estado balanceada. Por cada Golden State en el 2018 habrá un Sacramento.

Mientras los Bulls de Jordan dominaban la década de los 90’, los Mavericks eran casi un bonus round, ganando menos de un 30% de sus juegos antes de que Nowitzki tomara las riendas.

Este año no es diferente, con equipos esperanzados en competir por la postemporada pero con otras escuadras listas para competir por el primer pick en el próximo draft.

En casi todos los equipos de esta lista se encontrará una constante: mala administración, desde el dueño hacia abajo. Muchos de estos equipos toman una mala decisión tras otra sin necesariamente un plan concreto. El formato del draft en la NBA, que premia la mediocridad, hace que existan buenos prospectos en estos equipos, pero muchos de ellos terminarán descarrilados, como otros en el pasado, por falta de desarrollo y mala administración.

Veamos de quiénes se espera que sean los sotaneros en la liga en la temporada que inicia el 16 de octubre.

Sacramento Kings

¿Por qué llueve y no escampa?: Malos cambios, malas firmas y malas selecciones en el draft han dejado el equipo con la peor proyección para la temporada 2018-19, y para colmo de males, sin nada positivo en el panorama, ya que cambiaron a su pick del año que viene. Nik Stauskas, Ben McLemore, Thomas Robinson, Tyreek Evans y otros fueron seleccionados por Sacramento entre los primeros 10 turnos y no hicieron mucho por la franquicia. La falta de desarrollo de talento ha sido su mayor problema.

¿Por qué hay esperanza?: La escuadra tiene talento joven, y, aunque Luka Doncic hubiese sido una mejor selección con el segundo turno en el pasado sorteo, Marvin Bagley tiene gran potencial ofensivo, y junto al armador De’Aaron Fox pueden convertirse en el cimiento de un buen equipo.

Atlanta Hawks

¿Por qué llueve y no escampa?: Los Hawks cambiaron el tercer turno del pasado draft a Dallas por el quinto turno y una futura selección de primera ronda. Eso podría ser una buen movida, a menos que Luka Doncic, el jugador seleccionado por Dallas, termine siendo una gran estrella, algo muy probable dado el nivel de talento en el joven esloveno.

¿Por qué hay esperanza?: Atlanta hizo lo correcto al decidir irse al sótano. Después de 10 participaciones corridas en la postemporada, los Hawks rompieron su núcleo para comenzar desde cero de las manos del nuevo gerente general Travis Schlenk, quien viene de formar parte de la gerencia en el trabuco de Golden State.

Phoenix Suns

¿Por qué llueve y no escampa?: Porque tienen un mal dueño que cambia de estrategia cada par de años y no deja que ningún plan se desarrolle. También parece que llegó la hora de salir del gerente general Ryan McDonough.

¿Por qué hay esperanza?: De entre los equipos jangueando en las catacumbas de la liga, los Suns tienen la mayor, y posiblemente mejor, combinación de talento joven. Cuentan con Deandre Ayton, Devin Booker, Josh Jackson, T.J. Warren, Mikal Bridges, Dragan Bender, Elie Okobo, entre otros, y el nuevo dirigente Igor Kokoskov también parece ser un plus.

Chicago Bulls

¿Por qué llueve y no escampa?: La decisión de igualar el contrato ofrecido a Zack Lavine por los Kings, de $78 millones por cuatro años, puede estancar el desarrollo de la escuadra, ya que es un jugador que no defiende, anota pero con poca efectividad y depende de su habilidad atlética a pesar de venir de una ruptura de ACL. Eso es mucho dinero para un jugador con tantas fallas.

¿Por qué hay esperanza?: Mucho talento joven, liderado por Lauri Markkanen y Wendell Carter, en unión a un buen manejo de su situación salarial, excepto el desacierto de Lavine.

New York Knicks

¿Por qué llueve y no escampa?: James Dolan. Ese es el dueño de los Knicks, quien como clásico hijo de papi, ya que heredó el equipo, ha sido un desastre desde que tomó control de la franquicia.

¿Por qué hay esperanza?: A pesar de una seria lesión de rodilla, Kristaps Porzingis sigue teniendo el potencial para cargar un equipo. La Gran Manzana sigue siendo una atracción para los agentes libres, con varios grandes nombres sonando como interesados para el próximo verano.

Orlando Magic

¿Por qué llueve y no escampa?: Ya van siete años desde el verano en el que cambiaron a Dwight Howard y suponía el comienzo de un nuevo núcleo. Mala suerte en la lotería del draft, malos contratos y poca estabilidad los tiene en el limbo.

¿Por qué hay esperanza?: Aaron Gordon, Jonathan Isaac y Mohamed Bamba son un buen comienzo.

Brooklyn Nets

¿Por qué llueve y no escampa?: Ya llovió… y ya escampó. Luego del pésimo cambio con los Celtics que les costó tres selecciones en la lotería del draft, los Nets ya saldaron la cuenta y están listos para crear un buen equipo.

¿Por qué hay esperanza?: El gerente general Sean Marks, quien se desarrolló en la rama administrativa bajo la tutela de los Spurs, ha dado home run tras home run en todos los cambios y firmas que ha hecho desde que está al mando, a pesar de tener las manos atadas por el desastre heredado. Ahora, con la pizarra limpia, llegó la hora de crear su equipo.

 

Total
6
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*