Filadelfia: floreciendo para ser un trabuco

NOTA: segunda entrega de una serie sobre los seis mejores equipos de la NBA para esta temporada.

La historia de la NBA ha ido acompañada de una tradicional narrativa que hasta el sol de hoy es más una conclusión que una hipótesis: los equipos jóvenes suelen perder.

Pero al menos una vez por década, florece un equipo con el talento suficiente para retar esa veteranía elitista que tiende a ser la protagonista de la obra.

Ese es el caso en Filadelfia, donde el criticado por unos y venerados por otros Process germinó un batallón con talento de adulto con edad de colegial.

“Joel Embiid está en una situación única. En cinco años puede ser el mejor jugador de la liga o estar fuera por las lesiones”, expresó el periodista de ESPN Zach Lowe en su podcast, en referencia al trasfondo salubrista del joven centro.

A sus 23 años, Embiid se ha consagrado como uno de los mejores jugadores de la liga a pesar de haber perdido más de un 70% de su carrera por lesiones en la parte baja de su cuerpo.

Su alto nivel de talento esculpido en un musculoso marco de siete pies, obliga a repensar si los próximos años en la liga seguirán con el baile del perímetro y tiros a distancia que se predice.

Su compañero de 21 años Ben Simmons está a ley de desarrollar un tiro a distancia para entrar de lleno a las comparaciones con Magic y LeBron. A Simmons lo bendice una opulencia de herramientas que lo convierten en la posible respuesta para todo lo que despache el contrincante.

De mantenerse saludables, Simmons y Embiid pueden dominar en ambos lados de la cancha, dándole al equipo un envidiable cimiento, con la posibilidad de que en varios años los Sixers se encuentren como los Warriors de hoy, con dos de los mejores cinco jugadores, ambos en la cúspide de su carrera.

La firma de JJ Redick el pasado verano ofreció la jefatura que solo un exitoso veterano puede ofrendar. Su tiro a distancia es lo que más requiere el juego de Simmons y Embiid para dominar en la pintura.

Dario Saric, de 24 años, y Robert Covington, 27, son complementos perfectos en el cuadro regular, aportando defensa y tiro a distancia.

Para poder competir contra el trabuco en Boston por los próximos años y detener a Giannis Antetokounmpo de tomar control de la Conferencia como lo hizo LeBron, necesitan que Markelle Fultz llegue a su máximo potencial.

El primer jugador seleccionado en el draft del 2017, Fultz recibía comparaciones con James Harden y Bradley Beal por su tiro a distancia y su juego de uno contra uno. Una de las circunstancias más extrañas en la historia de la NBA le permitió participar en solo 14 juegos en su temporada de novato. Aún se debate si la falla en su juego y los partidos perdidos fueron a causa de una lesión de hombro o algún factor sicológico.

Fultz será uno de los jugadores más observados en la temporada entrante, y su desarrollo, al igual que la salud de sus dos luminares, pueden hacer la diferencia entre terminar como un buen equipo o una dinastía en el Este.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*