De la Hoya sale en defensa de Canelo

Al parecer, pese a su larga cadena de triunfos y haber sido campeón mundial tres veces en dos divisiones distintas, Saúl ‘Canelo’ Alvarez se ha ganado tantos detractores como admiradores a lo largo de su carrera.

Incluso en México, donde usualmente los mexicanos idolatran a sus campeones de boxeo.

La secuela de su controvertida victoria del sábado ante Gennady Golovkin en Las Vegas, con la cual conquistó el cetro mediano de la AMB y el CMB y mejoró su marca a 50-1-2 y 34 nocauts, ha sido particularmente virulenta en muchos casos.

Por ejemplo, el legendario entrenador Nacho Beristáin, uno de los mayores críticos que ha tenido el Canelo, llegando incluso a presagiar antes de la primera pelea entre ambos que Golovkin podía ‘retirar’ al mexicano, esta vez al menos fue más balanceado en sus planteamientos.

“Me gustó cómo se plantó el Canelo ahí en frente y todo mi reconocimiento para él”, dijo en una entrevista con ESPN.com.

“Su boxeo fue brillante, peleó con ‘estilo mexicano’, me gustaron su contragolpe y sus combinaciones”, agregó, “pero la pelea creo que la ganó Golovkin”.

“Desde el principio Golovkin fue mejor, trabajó muy bien el jab y al final conectó los golpes más contudentes”.

Eduardo Lamazón, el otrora secretario general del CMB que narró la pelea para TV Azteca, dio la pelea 116-112 a favor de Golovkin, que, casualmente, fue la misma votación extraoficial que tuvo Harold Lederman en la transmisión por HBO.

A nivel internacional, aunque casi todos coinciden en que fue una gran pelea, mucho mejor que la primera que terminó con un dudoso empate, la gran mayoría de los analistas boxísticos vio ganar cerradamente al Kazajo, o, cuanto menos, apreció un empate 114-114.

La respuesta ha sido tan masiva, de hecho, que, el lunes, Oscar de la Hoya, cuya compañía Golden Boy Promotions es la promotora de Canelo, emitió una larga carta pública para abordar el tema.

Lee así:

Queridos fanáticos del boxeo,

La noche del sábado 15 de septiembre se nos ofreció un ejemplo de lo que debe ser el deporte: los dos mejores atletas de su deporte enfrentándose con el fin de que el ganador recibiera reconocimiento como el mejor.

No solo la pelea cumplió con todas las expectativas sino que Canelo Alvarez, contra todo tipo de presión, ofreció la pelea de su vida, para asegurar el campeonato unificado del peso mediano.

Criticado injustamente por no haber peleado lo suficientemente ‘mexicano’ en la primera pelea, esta vez hizo retroceder a Golovkin toda la noche, llevándole la acción al supuesto monstruo del boxeo y controlando el ritmo de pelea.

Repetidamente censurado por dos pruebas de drogas que reflejaron una pequeña cantidad de clembuterol -algo común en México por su presencia en la carne contaminada en todo el país-, Canelo luego se sometió a más de 20 pruebas de dopaje y las pasó sin ningún problema.

Criticado por la votación de un juez en la pelea celebrada hace un año, y con la que él no tuvo nada que ver -(el 118-110 que le dio Adelaide Byrd en la primera pelea)-, y bajo la presión de millones de fanáticos que estaban viendo una pelea que muchos aseguraban que él necesitaba ganar para mantenerse como una figura relevante, Canelo ofreció una demostración prácticamente perfecta..

Y, sin embargo…

El boxeo no sería boxeo si miles de guerreros de los teclados no se hubieran puesto a decir (o tuitear) mucha tontería en las horas y días que siguieron a la pelea que empezaba a confirmarlo como uno de los grandes peleadores de todos los tiempos.

Muchos me han recomendado que ignore a los haters, que nunca voy a ganar. Pero aunque sé que no voy a convencer a muchos de ellos, que están empeñados en al menos empañar un poco lo que casi seguramente será la Pelea del Año, un mega evento visto por millones de personas, sé que si no reacciono estaría haciéndole un mal servicio al deporte que yo amo.

Así que déjenme responder a algunos de los comentarios más absurdos.

Golden Boy le pagó a los jueces para ‘arreglar’ la pelea.

Aunque no creo que esto ni siquiera merezca una respuesta, he aquí los hechos: los tres jueces fueron escogidos por la Comisión Atlética del Estado de Nevada. Dado el resultado de la primera pelea, la Comisión estuvo bajo mucha presión para escoger a los jueces más justos posibles. Por primera vez, que yo recuerde, a Golden Boy y el equipo de GGG se les permitió aprobar un banco de jueces y ellos vieron lo que vio todo el mundo: una pelea cerrada y competitiva, y votaron de esa manera.

Golovkin conectó más golpes y por consiguiente merecía la victoria.

Si la cantidad de golpes conectados fuera la diferencia entre ganar o perder una pelea de boxeo, entonces tendríamos un deporte increíblemente diferente y menos interesante. Golpes limpios, control del ring, agresividad efectiva y defensa son las cosas que los jueces están analizando al determinar el ganador de cada asalto. Obviamente yo soy un promotor, pero en las cuatro áreas que verdaderamente cuentan para el boxeo, no veo ninguna en la que GGG haya sido victorioso.

Aunque todo el mundo tiene el derecho de expresar su opinión, especialmente en el boxeo, pausemos un momento para apreciar lo que Canelo y GGG nos brindaron la noche del sábado y trabajar para que sea algo que ocurra más a menudo en beneficio del deporte que todos amamos tanto.

 

Total
2
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*