Batallarán, pero saben que no pueden ganar

En una liga donde equipos como Golden State y Houston poseen posiblemente siete de los 12 miembros de Team USA, es difícil para muchas franquicias enfocar sus expectativas solo en ganar un campeonato.

Para muchos equipos, entrar a la postemporada y dar la batalla allí es más que suficiente para considerar una temporada como exitosa.

Veamos quiénes están fuera de la crema de la liga pero lucharán por posicionamientos en la postemporada en la NBA que inicia el 16 de octubre.

Minnesota Timberwolves

Caos, desorden y confusión es lo que hay en el frío de Minnesota, donde esta misma semana el estelar Jimmy Butler, entrando a su último año de contrato, solicitó ser cambiado. El equipo sufre de una clara división entre el futuro de la franquicia –Karl Towns y Andrew Wiggins–y los que han sido bautizados como los Timberbulls, la manada de ex jugadores de Tom Thibodeau en Chicago que este ha traído a Minnesota. Actualmente, Towns tiene sobre la mesa una posible extensión de contrato de más de $150 millones. Cada día que pasa sin firmar trae más tensión a la fanaticada. Mucho talento, pero poca cohesión puede traer serios problemas.

Denver Nuggets

Los Nuggets perdieron el último juego de la temporada regular en tiempo extra contra los Timberwolves para quedar fuera de la postemporada en la competitiva Conferencia del Oeste. Actualmente disfrutan de uno de los mejores núcleos juveniles en la liga, liderados por el astro serbio Nikola Jokic. La gran adquisición del pasado verano Paul Millsap, un complemento perfecto para Jokic en la pintura, perdió 45 juegos por una lesión en la muñeca. Con buena salud, los Nuggets y su potente ofensiva deben estar entre los mejores ocho de la conferencia.

Miami Heat

Atrás quedaron los años de gloria de LeBron James. El Heat se encuentra en la peligrosa posición del jamón del sandwich en la liga. Sin el talento para competir por el campeonato pero lo suficientemente competente para entrar a los playoffs en la Conferencia del Este y a la vez perder la oportunidad de seleccionar alto en el draft. Si quisieran hacer una venta de garage de su talento, es muy probable que reciban lo que se propongan en cambios ya que tienen una escuadra repleta de jugadores de complemento por quienes se pelearían los contendores.

New Orleans Pelicans

Anthony Davis es uno de los mejores cinco jugadores de la liga. Un canastero con el talento y versatilidad para crearle problemas a cualquier contrincante. Sin embargo, la inestabilidad y mala administración en New Orleans le ha permitido participar solamente dos veces en la postemporada. Con lo cuesta arriba que está la Conferencia del Oeste, los Pelicans están a una doblada de tobillo de Davis de ver la postemporada desde sus casas. Se añade a la tensión los rumores de la salida de Davis luego de cambiar de agente, con la posibilidad de exigir un cambio en el horizonte.

Indiana Pacers

Hace un año, los Pacers eran la burla de la liga tras el cambio de Paul George al Thunder. Ahora se les aplaude la estabilidad y el potencial de la franquicia, ya que uno de los jugadores que recibieron a cambio, Victor Oladipo, participó en su primer Juego de Estrellas y ganó cómodamente la votación para el premio de Jugador de Mayor Progreso. La escuadra tal vez no tenga el potencial de los Celtics, Raptors o Sixers en la Conferencia del Este, pero tras un año más de desarrollo de Myles Turner y Domantas Sabonis, y con la adquisición de Tyreke Evans, los Pacers deben estar sólidos en los playoffs.

Portland Trail Blazers

Los Blazers fueron barridos en la primera ronda de la postemporada a pesar de tener ventaja local. Si se ve como solo un mal cruce contra Anthony Davis y los Pelicans y no como lo que está por venir, hay esperanzas en Portland. Damian Lillard viene de su mejor temporada, recibiendo el honor de estar en el Equipo Todo Liga. Su compañero en el perímetro C.J. McCollum sigue mejorando para crear un potente combo. Aun así se encuentran varios pasos atrás de la competencia, sin mucho potencial de crecimiento. No sería de extrañar que una de sus estrellas tenga una nueva dirección en los próximos años.

Memphis Grizzlies

Los Grizzlies vienen de una temporada donde fueron masacrados por las lesiones, en especial su excelente armador Mike Conley, quien jugó solo 12 partidos tras una operación de talon, y Chandler Parsons, que jugó 36 con los problemas de rodilla que han caracterizado su carrera. Con buena salud, los Grizzlies tienden a mostrar una consistencia importante para sobrevivir la agotadora temporada regular, pero cualquier lesión de importancia los puede dejar fuera de carrera desde temprano. No se espera mucha aportación del novato Jaren Jackson Jr., pero sí unos minutos por juego para su desarrollo en lo que le entregan las riendas del equipo.

Washington Wizards

En talento, los Wizards probablemente lideran la segunda estrata de equipos en el Este luego de los Celtics, Raptors y Sixers. Wall, Beal, Otto Porter, Makieff Morris y Dwight Howard tienen el talento para enfrentar cualquier cuadro en la conferencia. El problema yace en una falta de química que viene arrastrándose desde hace ya varios años y a la que se le añaden dos de las peores personalidades posibles: Dwight Howard y Austin Rivers son abiertamente de los compañeros de equipos más odiados en la liga, con Howard trayendo paz y tranquilidad a los equipos que salen de él a pesar de aún mantener vasto talento. Se arriesgan al zumbarle gasolina al fuego en Washington.

 

Total
8
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*