“Sugar tiene un brazo eléctrico”

Los gallos, y no los caballos, obraron a favor de Edwin Díaz en la temporada muerta del 2016.

Fue en una gallera que conoció al exlanzador y coach de pitcheo José ‘Iche’ Santiago, conocido en la hípica local por haber sido propietario de caballos de carrera en el Hipódromo Camarero.

“A Sugar le gustan los gallos de pelea, igual que a mí, y fue en una gallera que lo conocí”, recuerda Santiago, quien lanzó para cinco equipos de liga grande en una carrera que duró ocho años.

“Eso fue una coincidencia. Yo no lo conocía, pero él se iba a tirar solo en el parque de Luquillo, y mi compadre Pedro León, quien tiene la academia de béisbol de Luquillo, me preguntaba que por qué yo no me le acercaba y lo ayudaba a entrenar”.

Eso nunca ocurrió, pero posteriormente en la gallera, donde todo el mundo se conoce, finalmente fueron presentados Díaz y Santiago, a finales del año 2016.

“Fue antes del Clásico, y trabajé dos o tres veces con él”, dice Santiago, quien tuvo récord de 8-6 y promedio de efectividad de 3.91 con los Reales de Kansas City en la temporada del año 2000.

“Pero fue ahora en el offseason que trabajé bien con él. Le dije que teníamos que trabajar en eliminar las bases por bolas y en algunas cosas en la mecánica”.

Santiago, por ejemplo, le indicó al llamado Sugar que para que pudiera sazonar bien a los bateadores rivales debía trabajar mejor con su slider.

Iche Santiago (derecha) se mantiene en constante comunicación con Díaz. [suministrada]

“Yendo hacia fuera contra los derechos y contra los pies de los zurdos. Y la recta en la esquina de adentro contra zurdos y derechos. Cuando tú dominas ese slider, y le tiras la recta a 98 o 100 millas en la esquina de adentro…no es lo mismo. Pero tienes que dominar ese lanzamiento adentro para que tu slider sea más efectivo”.

“Lo empezó a hacer y los resultados han sido magníficos”, agregó.

El cerrador de los Marineros de Seattle y su padre públicamente han reconocido el trabajo que realizó Santiago con él en la temporada muerta. Pero ni se crean que el exlanzador de los Gigantes de Carolina en la pelota invernal terminó ya su gestión como coach de pitcheo personal del tirador de Naguabo que este domingo completó una pocas veces vista gestión de salvar cuatro partidos en una serie de cuatro juegos seguidos (cuarto relevista en conseguirlo), y que ya tiene en el saco 46 salvamentos, casi los mismos que FEMA.

“Los juegos se acaban y nos estamos hablando y escribiendo todo el tiempo, porque, a pesar de lo bien que le ha ido hay algunas cosas con las que tiene que trabajar. Yo veo los juegos y repaso los videos en las redes, para buscar las cosas que hizo mal en esa salida”.

“Lo que buscamos es la perfección”, indicó.

Santiago, ahora con 43 años, trabaja como asesor del equipo de Fajardo en la Doble A, les da clínicas de lanzar a jóvenes peloteros que están cerca de firmar como profesionales o de ser reclutados para la pelota colegial de Estados Unidos, y dirige un programa de béisbol en el municipio de Loíza.

Ah, y también aconseja al líder de juegos salvados de las Grandes Ligas.

“Las cosas que Sugar hace con su brazo no las hacen muchos pitchers”, opinó sobre la particular manera en que el veloz tirador derecho completa sus movimientos en la lomita.

“Yo trato de corregirlo lo más que puedo para evitar que pueda lesionarse. Pero Sugar tiene un brazo eléctrico, bien suelto. Por eso se recupera rápido”.

Igual que muchos observadores, Santiago entiende que Díaz podría alcanzar la cifra de 60 salvamentos si los Marineros siguen con el impulso que sin duda les podría dar el hecho de haberles barrido la serie a los vigentes campeones de la Serie Mundial.

“Si el equipo sigue al ritmo que va, haciendo carreras, tiene mucho chance de llegar”.

 

Total
87
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*