Por su condición de underdog la mayoría de los aficionados del fútbol emocionalmente pusieron sus esperanzas en el equipo de Croacia y apoyaron al onceno europeo en su intento de ganar la Copa Mundial de Fútbol, pero la superioridad futbolística y tempo de juego por parte de Francia trajo a tierra la objetividad y justicia en el mundo de este deporte, logrando así que los franceses se adueñaran de su segunda Copa, pues en el papel eran el mejor equipo.

Los galos conquistaron su segundo cetro mundialista al superar 4-2 a una aguerrida Croacia, que venía jugando un extraordinario fútbol y sorprendiendo a todos los conocedores al llegar a esta final bien merecida, empujados por el excelente juego y patadas de sus estelares Luka Modric e Ivan Rakitik. Por Francia los cuatro goles los protagonizaron Antoine Griezmann, Paul Pogba, Kylian Mbappe, y un auto gol del croata Mario Mandzukic. Por Croacia anotaron Ivan Perisic y Mandzukic.

Este Mundial celebrado en Rusia ha sido uno de los más reñidos y de mejor calidad de juego, con partidos definidos en el último minuto, y con el nacimiento de estrellas noveles, como el caso del francés Mbappe, futbolista de 19 años y quien promete ser la nueva cara del fútbol mundial, quién sabe si desplazando a las actuales leyendas y aun activos Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y compañía.

Francia se impuso 4-2 a Croacia y da rienda suelta a su regocijo.

 

A su vez, el evento mostró a un Ronaldo aun en su prime y temple en los momentos importantes, como anotar en el minuto 88 un tiro libre para empatar el encuentro ante un onceno español con una calidad aceptable para un Mundial. O de parecida manera el tiro libre del mediocampista Toni Kroos cuando en el minuto 94 le dio la victoria a Alemania sobre Suecia y así evitar la eliminación en aquel momento.

También, se produjeron resultados improbables y eliminaciones casi simultáneas de las máximas estrellas, como el caso de Messi y Ronaldo, que en el mismo día y en la fase de octavos de final poncharon su boleto… pero de su pasaje de avión de regreso a sus hogares pues cayeron eliminados ante los combinados de Francia y Uruguay, respectivamente.

Fuera del terreno de competencia se pudieron apreciar a los fanáticos de Japón dar cátedra de civismo y no dejar basura en sus alrededores, acción que el propio equipo nipón también emuló al dejar inmaculado su locker room luego de una dolorosa eliminación 3-2 en una jugada de contraataque en los últimos minutos ante Bélgica. Aunque esta eliminación fue hasta triste, la realidad es que la reacción belga y el contraataque de este conjunto fue magistral.

El torneo también registró varios momentos históricos, como la cuarta substitución en el tiempo extra (antes solo se podía cambiar jugadores hasta un máximo de tres) y la inclusión del tan polémico VAR (video assistant referee, por sus siglas en inglés). Aun con la utilización de esta tecnología de repetición en situaciones de gol surgieron las dudas de su uso, pues en ocasiones teniendo la evidencia clara en un monitor los árbitros no marcaban la jugada o los comentaristas y analistas mas ‘puritanos’ no aprobaban su uso.

En fin, dentro de los últimos equipos con vida Francia fue el justo ganador al demostrar su constante calidad grupal e individual durante todo el torneo.

Definitivo que esta edición superó las expectativas de Mundiales anteriores. Ahora resta ver si el cambio de época para el torneo del 2022 en Qatar, que se celebrará en noviembre, no afecta la calidad exquisita ya establecida en este tipo de evento.

 

 

Total
1
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*