Tim Duncan era otra cosa

De todas las posiciones que se han modificado con la evolución del baloncesto en la NBA, la de delantero fuerte ha sido la más que ha mutado, con jugadores con habilidades tradicionalmente de small forwards jugando la posición y muchos de los power forwards subiendo a centro.

Jugadores como Anthony Davis y Draymond Green se hacen llamar power forwards a pesar de jugar gran cantidad de sus minutos de centro y subir sus números de efectividad al jugar esa posición.

De igual manera encontramos diferentes estilos de juego y extenso talento en la historia de la posición.

La inclusión de jugadores que se retiraron hace más de 50 años, y la evolución del deporte en ese tiempo, elimina el debate de quién juega mejor baloncesto y se concentra en quién tuvo una mejor carrera y más impacto en su momento.

Sin más preámbulos, que comience el debate sobre el mejor delantero fuerte de la historia.

Menciones honoríficas:

Kevin McHale, Bob Pettit, Dennis Rodman, Elvin Hayes, Pau Gasol, Jerry Lucas, Connie Hawkins, Chris Bosh, Amare Stoudemire. Encaminados: Blake Griffin, Kevin Love, Draymond Green. Encaminado al top 5: Anthony Davis.

1 – Tim Duncan, Spurs:

Tal vez el mejor líder desde Bill Russell, venerado por sus compañeros y contrincantes por su carácter, humildad y competitividad. A estas altura, es una falta de respeto solo mencionarlo en el tope de la posición ya que se encuentra entre los mejores cinco o seis jugadores de todos los tiempos. Duncan era perfecto en proveer lo que el equipo necesitara, ya sea un juego de 30 puntos o pocos puntos pero 25 rebotes, todo mientras dominaba la pintura en ambos lados, en especial en el defensivo, cualidad que duró hasta su última temporada cuando aún estaba en el top 5 de impacto defensivo. Sus 15 veces en el Equipo Todo liga, 15 Equipo Todo Defensa, 15 Juegos de Estrellas y dos MVP muestran su extrema consistencia. Jugando en la era de grandes personalidades como Shaq y Kobe, Duncan andaba más que feliz viviendo fuera de la luces mientras guiaba a sus Spurs a cinco campeonatos, cambiando de rol en sus 19 temporadas.

Opinión Personal: La grandeza de Duncan no se puede debatir, pero se podría resaltar que vivió el polo opuesto a LeBron, cayendo en la franquicia perfecta, en el momento perfecto, que supo de quién rodearlo y dándole todo lo que necesitara para ser exitoso, incluyendo a tal vez el mejor dirigente de todos los tiempos en Pop.

2 – Dirk Nowitzki, Mavericks:

El mejor europeo en la historia de la liga, Dirk fue pieza clave en el paso evolutivo de la posición. Cuando entró en el 98’, la posición se definía por su poder en la pintura. Nowitzki llegó para virar la liga patas arriba, obligando a los hombres grandes a abandonar su zona de confort a defenderlo en el perímetro por su tiro a distancia, de los mejores de todos los tiempos. Desde sus 22 años y hasta los 33, promedió entre 22 y 27 puntos, un dominio ofensivo que lo ha dejado sexto en la lista de anotaciones de todos los tiempos, con una gran posibilidad de pasarle a Wilt Chamberlain en la próxima temporada. Sus 13 Juegos de Estrellas y 12 Equipo Todo Liga son impresionantes, pero fue el nivel que elevó su juego de camino al campeonato en el 2011 que lo pone por encima del tercero en esta lista, que tendía a amantequillarse en el momento de la verdad.

Opinión personal: Cuando miremos atrás en 20 años, su ruta al campeonato será de las más impresionantes, eliminando en una misma postemporada a LeBron, Kobe, Durant, Wade, Harden, Westbrook, Pau Gasol y Bosh. Su equipo fue la fórmula perfecta, rodeando a Dirk de jugadores defensivos, como Chandler, Marion, Kidd, Stevenson, Butler; y ofensivos para cuando necesitaran dominar ese lado, como Terry, Barea, Peja etc.

3 – Karl Malone, Jazz, Lakers:

Cuando se habla de consistencia y dominio por la mayor cantidad de tiempo, solo Kareem y LeBron se comparan con el Mailman, quien que utilizó un legendario y enfermizo régimen de entrenamiento para conseguir números que le vuelan la cabeza a cualquiera. Malone promedió 22 puntos en la temporada del 86’ a sus 23 años y nunca promedió menos de 20 hasta el 2004, a sus 40 años, y jugando menos de 80 de los 82 juegos dos veces en este tiempo. Malone se encuentra cómodamente en la segunda posición como líder de anotaciones de todos los tiempos, por encima de armas ofensivas como Jordan, Wilt, Kobe y Dirk. Su rudeza en la pintura también lo tiene séptimo en rebotes. Sus 14 veces en el Equipo Todo Liga y 14 Juegos de Estrellas no dicen toda la historia de la máquina que fue Malone.

Opinión personal: Los Jazz le hicieron una mala jugada al tenerle malos centros luego del retiro de Mark Eaton en el 93’. Eso dejó a Utah sumamente débil en, no solo una posición importante en el Oeste, con Hakeem y Robinson sobresaliendo en equipos contrarios, sino en la posición que era la debilidad de los Bulls en ambos enfrentamientos entre ellos en las finales del 97 y 98. Un centro relativamente servicial pudo haber significado la diferencia entre retirarse con un campeonato o con las manos vacías como lo hizo. Así las cosas, tuvo que jugar con los Ostertag, Keefe y Foster de la vida.

4 – Kevin Garnett, Timberwolves, Celtics, Nets:

Garnett es otro que se vería con otros ojos si su franquicia no hubiese prácticamente desechado los primeros 12 años de su carrera con malos cambios, malas selecciones en el draft y eventualmente hasta una movida ilegal por la cual recibieron el castigo de perder turnos en el draft durante la cúspide de la carrera de Garnett. Las pocas veces que estuvo rodeado de talento, Garnett demostró su grandeza, en especial en la temporada MVP del 2004, cuando tiro el manjar de 24 puntos, 14 rebotes, cinco asistencias, dos robos de balón y dos tapones. A Garnett se le considera el jugador defensivo más versátil entre los hombres grandes por su habilidad de cambiar a defender jugadores de perímetro y ayudar al lado débil de la defensa. Cuando se unió a los Celtics, los convirtió en una potencia en el Este, ganando el campeonato en el 08’ y dejando otro sobre la mesa por una lesión de rodilla. El veterano jugador de reparto Paul Shirley, que estuvo en varios campamentos de verano en Minnesota junto a Garnett, dijo en su libro Can I keep my jersey? que de los Timberwolves haber administrado mejor el equipo durante los años de Kevin, estaría en el debate del tope todos los tiempos.

Opinión personal: a Garnett se le considera uno de los jugadores más intensos en la liga, sin embargo, con el pasar de los años, jugadores famosos por su rol de peleones, como Charles Oakley, Barkley, Stephen Jackson y Matt Barnes, han dicho que a la hora de la verdad solo grita y guapea pero sale corriendo cuando hay una verdadera confrontación. Joakim Noah y varios expertos han resaltado el curioso detalle que Garnett solo se guapea a jugadores pequeños y famosos por su pacifismo. Cuando los jugadores le responden, habituaba a desaparecer.

5 – Charles Barkley, Sixers, Suns, Rockets:

Es muy probable que nunca volvamos a ver un jugador como Barkley. Con solo 6-4 de estatura, Sir Charles dominaba la pintura como pocos. Su explosividad en la pintura y en el juego abierto era un claro contraste con su cuerpo, que solía tener más forma de cervecero que de superestrella. Con el tiempo, el análisis de su carrera se ha tornado un poco trágica, ya que dominó a pesar de estar fuera de forma gran parte de su carrera. El legendario dirigente de los Bulls, Phil Jackson, llegó a resaltar que, en talento, Barkley era el único que se podía medir con Jordan, pero su falta de disciplina siempre lo dejaba corto. Scottie Pippen, quien jugó una temporada con Barkley en Houston, dijo que se arrepiente de haber firmado con ellos y que Charles nunca iba a ganar un campeonato por su falta de compromiso. Su talento y estilo de juego eran prácticamente inigualables, con un pico donde dominaba a la competencia prácticamente solo en una era con Jordan, Magic y Hakeem, pero su falta de compromiso dejó mucho que desear.

Opinión personal: Su falta de disciplina era aborrecida por los veteranos de su equipo, demostrado por una famosa anécdota en Nueva York. Luego de una derrota frente a los Knicks con un pésimo juego de Barkley, quien se amaneció la noche anterior jangueando en la Gran Manzana, su compañero de equipo Danny Ainge, que ya tenía dos campeonatos por sus años en Boston, y el respeto de la escuadra, le enseñó una de sus sortijas a Barkley en el camerino frente a los jugadores y le expresó: “¿Disfrutaste anoche? Por eso nunca tendrás una de estas?” Barkley se retiró sin campeonatos y solo una visita a las finales.

 

Total
38
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*