Nuevo reto para los Arenosos

Después de haber ganado sus primeros 13 juegos del torneo, los Arenosos de Camuy viajaron a Utuado el 24 de junio para cerrar la campaña regular en lo que para todos los efectos fue un triple juego con unos Montañeses que estaban jugándose la clasificación para la postemporada.

Esto era así porque, antes el doble juego regular, Camuy y Utuado debían completar un juego que había quedado suspendido en la sexta entrada con el marcador 2-1 a favor de los Arenosos.

Y ese resultó ser el juego que acabó con el invicto: Utuado anotó dos veces en la sexta entrada, ayudado por tres errores, y terminó imponiéndose 3-2.

“Pero para mí más importante que esa derrota, y de la forma en que esta se produjo”, dijo el dirigente Roberto ‘Pupy’ Rodríguez, “fue la forma en que reaccionó después el equipo, cuando ganamos 1-0 y 2-1, viniendo de atrás”.

“El equipo no se desmoralizó después de haber perdido el invicto, y eso es importante”, agregó. “El bateo se nos cayó un poco, pero el pitcheo sacó la cara”.

De hecho, según Rodríguez, el pitcheo ha sido la diferencia para el equipo que este año aspira a conquistar el primer campeonato nacional en los 62 años de historia de la franquicia.

“En los últimos 10 años Camuy había sido un equipo muy ofensivo, pero nos fallaba el pitcheo”, dijo Rodríguez, quien había sido el apoderado de la novena en las pasadas cuatro temporadas antes de hacerse cargo de la dirección este año, continuando así un vínculo de 40 años con el equipo que incluye los 27 años que su padre trabajó con Paco Torres, pasado apoderado.

En años recientes, claro, Freddie Cabrera (en la foto) había sido el as del equipo, y este año volvió a serlo, con un récord de 7-0 y 1.98 de efectividad.

Pero el equipo adicionó esta vez al veterano zurdo Luis Arroyo (4-1, dos salvados, 1.37) y al derecho Anthony Seise (3-0, un salvado, 2.63) para completar un elenco monticular que tuvo una efectividad de 2.23, un complemento ideal para una ofensiva que promedió .340, con 23 remolcadas, con toleteros como Julio Maldonado (.362, cinco jonrones, 17 impulsadas), Steven Rodríguez (.356, cinco jonrones, 13 impulsadas) y Juan Medina (.373, cuatro jonrones y 16 remolcadas), entre otros.

Pero Rodríguez, quien nunca había dirigido en la Doble A pero sí en las ligas juveniles, incluyendo un campeonato con Camuy en la Coliceba Juvenil hace siete años, no se confía de cara a la serie con Hatillo que comenzará este domingo, cuando él envíe a la lomita a Cabrera y Seise en el doble juego.

“La gente habla mucho de favoritos”, dijo, “pero la realidad es que la temporada regular terminó y ahora todos estamos en 0-0.”.

“Y los equipos que llegan cuartos se levantan, por lo que nosotros tenemos que estar listos para seguir haciendo lo que hemos estado haciendo en toda la temporada e ir con todo sin importar quién sea el rival en estas series”.

Hatillo llegó cuarto en el Norte con marca de 8-9 luego de haber vencido a Aguada 7-0 en un juego de desempate.

Por lo menos Rodríguez sabe por adelantado de que de nada le va a valer a sus Arenosos el haber tenido el mejor récord de la Doble A, consiguiendo así el derecho de comenzar en su parque local Cheo López.

“Hatillo tuvo problemas con su parque este año”, explicó, “y también jugaron sus juegos locales en Camuy, así que estoy seguro de que ellos se van a sentir tan locales como nosotros”.

 

Total
7
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*