Luego de casi un mes de acción, decenas de goles y miles de emociones alrededor del mundo, las selecciones nacionales de Francia y la improbable Croacia protagonizarán el domingo el tan anhelado partido final de la Copa Mundial de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA).

Los croatas hicieron historia al clasificarse por primera vez a una final de la Copa del Mundo al eliminar en tiempo extra, 2-1, al onceno de Inglaterra, que en el momento de enfrentarse con los ahora finalistas amasaron marca de 4-1, registrando esta derrota en la fase de grupos ante el equipo de Bélgica.

Antes de llegar al encuentro semifinal los ingleses demostraron su juego de conjunto acompañado de la ofensiva de Harry Kane, quien al momento es el máximo goleador del Mundial con seis tantos, pero cayeron eliminados en la semifinal por un determinado Croacia, que no se amilanó al caer en desventaja 1-0 a solo cinco minutos de iniciar el partido. Fue en el minuto 68 que llegó el empate 1-1 gracias a la anotación de Ivan Perisic, y luego el gol del gane se suscitó en el emocionante tiempo extra, específicamente en el minuto 109 cuando Mario Mandzukic protagonizó el histórico momento.

“Fue un juego muy difícil. Todos sabíamos lo que estaba en juego y cuán importante es un partido semifinal para un país tan pequeño como Croacia. Comenzamos lentos, pero demostrando nuestro carácter, así como lo hicimos en las rondas anteriores en donde también estuvimos abajo en el marcador”, explicó Perisic, autor del primer gol de Croacia, en la conferencia de prensa luego del encuentro.

Croacia va por primera vez a una final de la Copa Mundial de la FIFA.

“Hace 20 años yo estaba en mi pueblo de Omis apoyando a Croacia con mi camiseta puesta, y solo soñaba con algún día poder jugar para mi país y anotar uno de los goles más importantes que nos llevarían a una final”, agregó Perisic.

Mientras que Francia no decepcionó y cumplió con llegar a la final del torneo celebrado en Rusia. Los franceses superaron por el mínimo margen, 1-0, a Bélgica. Un gol de cabeza del defensa central Samuel Umtiti en el minuto 51 fue más que suficiente para mantener vivas las esperanzas de los Les Blues de conseguir su segunda Copa (la primera fue en el 1998).

El partido final se celebrará el domingo 15 de julio a las 11:00 a.m. en el Estadio Luzhniki de Moscú. Mientras que el encuentro por el tercer lugar entre Bélgica e Inglaterra se celebrará el sábado 14 de julio, a partir de las 10:00 a.m. en el Estadio de San Petersburgo.

 

 

Total
1
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*