Arriesgado el plan de los Lakers con LeBron

El juego de LeBron James a estas alturas de su carrera ha desafiado toda lógica, no tanto por su edad, sino por la cantidad de minutos promediados y más cuando se le añaden todas esas largas postemporadas.

Por ejemplo, Dirk Nowitzki tiene 40 años, y entró a la NBA en el 1998. Lebron tiene 33 y entró a la liga cinco años después, pero cuando se le suma la cantidad de minutos jugados por LeBron, el prodigio de Ohio ha jugado aproximadamente tres temporadas más que el estelar Alemán.

Aun así, y a estas alturas del juego, existe consenso que James es sin duda el mejor jugador de la liga.

Explorando estos territorios de resistencia atlética nunca antes visitados, es sumamente riesgoso el aparente plan de los Lakers con alguien que es posiblemente el mejor jugador de todos los tiempos.

Con la mejor clase de agentes libres entrando el próximo verano, parecería que el plan de los Lakers es competir esta temporada a medio pocillo, con el plan de la creación de un trabuco en el verano del 2019.

Buen plan a largo plazo, pero audaz cuando se parte de la premisa del millaje en las rodillas del Rey.

En lugar de sacrificar excelentes fichas en un cambio por Kawhi Leonard, los Lakers prefieren quedarse con ellas y firmarlo el próximo verano como agente libre, movida aventurada luego de que el mismo plan le saliera por la culata con Paul George.

El verano próximo entran a la agencia libre, además de Kawhi, Klay Thompson, Jimmy Butler, DeAndre Jordan, Kyrie Irving, Boogie Cousins y la joya de la clase, Kevin Durant, con muchos analistas resaltando que, de ganar los Warriors nuevamente, y cómodamente, como se espera, Durant podría buscar otros retos con tres sortijas y posiblemente tres MVP de las finales en su bolsillo.

Para los Lakers, una simple movida para sacar de sus finanzas el doloroso contrato de Loul Deng los dejaría con el dinero suficiente para tener a LeBron, firmar a una de estas estrellas, y usar las fichas jóvenes: Brandom Ingran, Lonzo Ball, Kyle Kuzma, Josh Hart etc, para añadir otra super estrella.

Mientras tanto, a Lebron le toca jugar en la isla de los juguetes inadaptados, con jugadores históricamente inmaduros o difíciles de personalidad en su escuadra, incluyendo a Lance Stephenson, que le debe un 99% de su fama a tratar de detener a LeBron con payasadas.

También jugará con Javale McGee, estrella del programa de bloopers de NBA TV Shaqtin a Fool, por sus burradas/despistes en la cancha que van desde tratar de donquear desde el tiro libre en pleno juego para terminar quedándose corto, hasta posicionarse para sacar el balón debajo de su propio canasto luego que un compañero anotara un tiro libre.

Para completar el manicomio, firmaron a Rajon Rondo, quien se ha despedido de varios equipos con una mala relación, incluyendo una postemporada con los Mavs cuando el equipo decidió que les iría mejor con él en su casa. La competencia por la posición titular con Lonzo estoy seguro que será filete para Lavar Ball, quien busca cualquier excusa para buscar pauta.

Parecería obvia que la decisión de LeBron de mudarse a Hollywood fue basada más en su familia y en las oportunidades fuera de la cancha que ofrece ese mercado.

En un año podríamos estar hablando de LeBron rodeado de la escuadra con más talento que ha tenido en su trayectoria mientras entra al otoño de su inconcebible carrera, pero como están las cosas al momento, su primer año en Los Ángeles puede ser más pesado de lo que parece.

 

Total
25
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*