Suben su nivel los lanzadores boricuas

Puerto Rico esperaba grandes actuaciones nuevamente este año en las Grandes Ligas de los caballos que le llevaron a disputar el campeonato del Clásico Mundial en el 2017, como Lindor, Correa, Báez, Molina y Rosario.

Claro, José Berríos tuvo un buen año y nada de lo que haga con los Mellizos en esta temporada será sorpresa, al igual que Edwin Díaz, quien fue el azúcar del bizcocho boricua que propició la fenomenal corrida en el Clásico y al momento está en la discusión sobre quién es el mejor relevista de la Liga Americana.

Pero resulta que los fanáticos puertorriqueños tienen ahora a otros lanzadores de los que estar pendiente en la presente temporada de Grandes Ligas.

Dereck Rodríguez (1-1, 4.34), por ejemplo, era hasta hace poco un jardinero mediocre y ahora forma parte de la rotación de los Gigantes de San Francisco, al menos por el momento.

Joe Jiménez (3-0, 2.10) se tomó un café sin azúcar con los Tigres el año pasado, pero un buen entrenamiento en la temporada muerta le colocó en posición de mostrar su gran brazo y ahora mismo es pieza fundamental en el cuerpo de relevistas del equipo que dirige Ron Gardenhire.

De Jorge López (3.65 en 12.1 entradas), por su parte, se han visto destellos de lo que es capaz de hacer, y hasta el momento ha sido utilizado como una especie de comodín por los Cerveceros, que lo suben al equipo grande y lo bajan a Triple A según surgen las necesidades de la novena que está metida en la pelea por el banderín.

Seth Lugo (2-2, 2.49) ha resultado ser como el muñeco inflable que uno tira para cualquier lado y se mantiene de pie, llenando todas las necesidades de un equipo de los Mets más frío que caliente, descollando como relevista pero blanqueando a los Yankees cuando hizo falta iniciar un partido.

Menciones particulares merecen Héctor Santiago y Xavier Cedeño, quienes al parecer han logrado recuperarse de los respectivos problemas físicos que pusieron en peligro sus carreras el año pasado y se han incorporado al staff de lanzadores de los Medias Blancas.

Santiago ha funcionado en la doble capacidad de iniciador y relevista, y aunque sus números no impresionan (2-2, 4.69) debe ser capaz de mejorarlos a medida que adquiera mejor condición.

El zurdo Cedeño ha resultado especialmente impresionante luego de terminar abruptamente su temporada del 2017 con los Rays lanzando solamente tres entradas. Este año tiene efectividad perfecta en 4.1 entradas y ha ponchado a ocho de los 14 bateadores que ha enfrentado. Un verdadero especialista.

De su parte, Emilio Pagán (1-0, 3.46) parece haber sobrepasado un periodo desgraciado que provocó que fuera enviado momentáneamente a Triple A, y ya se reincorporó al bullpen de los Atléticos, mientras que en el lado opuesto de la ecuación se encuentra el zurdo Alex Claudio (4-2, 4.88), quien no ha podido lucir a la altura de la actuación que le llevó a ser seleccionado el mejor lanzador de los Vigilantes en la temporada del 2017.
Todavía tiene tiempo.

Total
2
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*