Magistral la demostración de Curry

¿Qué pasó?

Una magistral demostración de la verdadera estrella de los Warriors, mientras siguen cayendo los récords a diestra y siniestra en las finales.

En esta ocasión fueron nueve los canastos de tres puntos anotados por Steph Curry para romper la marca de mayor cantidad en unas finales, camino a sus 33 puntos, con siete asistencias y ocho rebotes. Con Durant y Klay como segundas y terceras voces –26 y 20 puntos, respectivamente–, la ofensiva de los Warriors corrió de manera óptima, y los campeones derrotaron 122-103 a los Cavs para abrir una ventaja de 2-0 en la serie final.

La clave:

Los Warriors dominaron de principio a fin, nunca cediendo la ventaja. Los canastos de Curry desde la línea de tres puntos, varios de ellos desde un par de pies más atrás, tienden a desalentar cada intento de cortar la ventaja por parte de los Cavs.

Uno de ellos, un fadeaway, mientras se acababa el reloj de los 24, a más de cinco pies de la línea de tres, con Kevin Love encima (quien le lleva siete pulgadas), fue particularmente desmoralizante en la noche.

¿Qué falló?

La diferencia de 18 puntos en canastos de tres, marcados por una desigualdad de 33.3 a 41.7 en porcentajes en ese renglón, fue muy difícil de sobrellevar a pesar de otro magnífico juego de LeBron, quien terminó con 29 puntos, 13 asistencias y nueve rebotes.

Se puede apuntar a los perjudicialmente malos porcentajes de campo de Cleveland para encontrar la ventaja de los Warriors. En la primera mitad se vio marcada la desemejanza, con Golden State tirando para un 60% vs. los 35 de Cleveland.

Los Cavs terminaron tirando para 41.6% de campo vs. los 57.3 que su rutinariamente penosa defensa permitió.

¿Quién falló?

Jr. Smith, a quien el público de Golden State le expresó su agradecimiento por la histórica metida de pata en el primer juego con cánticos de MVP toda la noche, aportó solo cinco puntos en 31 minutos.

Jeff Green con seis, Larry Nance Jr. con dos y Korver con solo un punto no ayudaron nada. Aun no se entiende tampoco por qué Tyronn Lue insiste en darle tiempo de juego a Jordan Clarkson, quien no contribuye nada y lleva más de ocho juegos con solo una asistencia.

Lo próximo:

La serie se mueve el miércoles a Cleveland, donde muy probablemente seguirá el aniquilamiento de los Warriors a los Cavs.

 

Total
8
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*