Brillan Crawford y Santa Cruz

Las únicas probabilidades de triunfo que los muy expertos y los no tan expertos le concedían al australiano Jeff Horn en su defensa del cetro welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) ante Terence Crawford, se basaban en la esperanza de que su mayor físico y su tosco estilo medio callejero sacaran de balance al norteamericano que venía subiendo de peso.

Esa tenue ilusión se desvaneció poco después de que sonara el campanazo inicial del primer asalto. De ahí en adelante, Crawford utilizó a Horn de saco de gimnasio y le estuvo dando golpes a mansalva sin recibir mucho más que miradas de desprecio hasta que, por lo menos dos o tres asaltos después de que los comentaristas de ESPN empezaran a clamar por la detención de la masacre, y después de sufrir una caída en el noveno asalto y reincorporarse para recibir otra andanada de golpes, el árbitro Robert Byrd hizo su acto caritativo del día.

Con el triunfo en el combate que estelarizó la cartelera celebrada en el MGM Grand de Las Vegas, el zurdo Crawford, quien antes reinó en las 135 y 140 libras, mejoró su marca a 33-0 con 24 nocauts, mientras que Horn, quien mostró gran valentía y poco más, quedaba en 18-1-1 y 12.

“Lo que esta pelea probó”, dijo en un tuit Kevin Iole, de Yahoo.com, “es que Crawford sencillamente está en otro nivel, y lo acabado que Manny Pacquiao está”.

En efecto, Horn hacía la segunda defensa del cetro que le quitó a la leyenda filipina al derrotarlo mediante una polémica decisión unánime en Australia en julio pasado.

Pero por lo menos Crawford cuenta con una buena cosecha de posibles oponentes de primer nivel en el peso welter, sobresaliendo en especial el talentoso campeón de la FIB, Errol Spence, Jr., pero también el invicto -aunque multilesionado- Keith Thurman, y quien resulte ganador del próximo encuentro entre Danny García y Shawn Porter por el vacante cetro del CMB.

Santa Cruz llega con su derecha a la cara de Mares durante uno de los muchos momentos de acción del combate.

Santa Cruz repite la dosis

Entretanto, en el Staples Center de Los Angeles, los mexicanos Leo Santa Cruz y Abner Mares protagonizaron un combate mucho más nivelado y emotivo, pero, al final, Santa Cruz (35-1-1 y 19 nocauts) revalidó su victoria de 2015 en otro clásico encuentro y venció por decisión a Mares (31-3-1 y 15).

Con el triunfo, Santa Cruz se mantuvo como supercampeón de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en el peso pluma, que reconocía como campeón a Mares.

Se espera que en algún momento el organismo ascienda a esa segunda categoría al boricua Jesús Rojas, su campeón interino.

Las tarjetas de los jueces fueron 117-111, 116-112 y 115-113.

En la misma cartelera, Jermell Charlo (31-0 y 15) retuvo su cetro junior mediano del CMB al vencer por decisión mayoritaria al veterano exmonarca Austin Trout (31-5 y 17), con tarjetas de 118-108, 115-111 y 113-113.

Pierde Kikín Collazo

Entretanto, en el Kings Theatre de Brooklyn, Enrique ‘Kikín’ Collazo (11-1-1 y nueve), miembro de la escuadra olímpica boricua de 2008, cayó por decisión mayoritaria en un combate a ocho asaltos ante el supermediano DeAndre Ware (ahora 12-0-2 y ocho nocauts).

En el mismo cartel, presentado por la compañía Real Deal de Evander Holyfileld, el peso pluma aguadillano Orlando González mejoró su récord a 8-0 con seis al doblegar por decisión unánime a Rennard Oliver (7-2-2 sin nocauts) en un choque a seis asaltos.

 

 

 

Total
2
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*