Acordada la revancha entre Canelo y GGG

Apenas minutos después de que Oscar de la Hoya le dijera a ESPN.com que Gennady Golovkin había rechazado su último ofrecimiento para pelear con Canelo Alvarez y que esa pelea de revancha definitivamente no se celebraría, todo cambió de pronto.

Así, este miércoles, poco después de que se anunciara que Golovkin había rechazado el último ofrecimiento de la compañía promotora de Oscar de la Hoya y dejara pasar el ultimátum de llegar a un acuerdo antes de las 3:00 p.m., hora del este, ambas partes anunciaron que habían llegado a un acuerdo y que el combate por los cetros medianos que posee Golovkin se celebrará el 15 de septiembre en la T-Mobile Arena de Las Vegas, tal como inicialmente se había programado.

“Estoy feliz de anunciar que tenemos una pelea, el 15 de septiembre”, reaccionó jubilosamente De la Hoya en un tuit en horas de la tarde.

Dan Rafael, el periodista de ESPN.com que estuvo en contacto directo con ambos bandos durante las negociaciones de último momento, dijo incluso que mientras que la Golden Boy ya se aprestaba a recalentar sus conversaciones con vistas a que el excampeón Daniel Jacobs sustituyera a Golovkin como rival de Canelo en esa fecha, Golovkin, reconocido como campeón del CMB y la AMB luego de que fuera despojado recientemente de su cetro de la FIB, tenía un acuerdo en principio para enfrentarse a fines de agosto al británico Billy Joe Saunders, el invicto campeón de a OMB, en una pelea unificatoria.

“No sé los detalles sobre las razones por las que hubo este cambio”, escribió Rafael, “pero tengo entendido de que pudo haberse debido a una intervención directa del MGM Grand, que es el propietario de la T-Mobile Arena”.

Poco antes, se había anunciado que Golovkin había declinado el ofrecimiento de una repartición de 57.5 a 42.5% en los ingresos, por lo que De la Hoya había dado por muerta la pelea.

Golovkin, el campeón peso mediano que empató con Alvarez en septiembre pasado, se encaminaba a darle la revancha el pasado 5 de mayo antes de que ese combate se cancelara cuando Alvarez dio positivo en el dopaje,  reprogramándose tentativamente para el 15 de septiembre.

Pero entonces Golovkin dijo que ahora no estaba dispuesto a aceptar la repartición de 65 a 35% a favor de Alvarez que había aceptado para el primer encuentro y que no pactaría por menos de una paridad total (50-50).

Aduciendo que, aún no siendo el campeón, Alvarez era por mucho la mayor atracción, De la Hoya luego aumentó su ofrecimiento a 60-40 y más tarde sostuvo que ya estaban en marcha las negociaciones para que Canelo enfrentara en cambio al excampeón Daniel Jacobs.

Finalmente, Tom Loeffler, el promotor de Golovkin, informó que este había cedido en su exigencia de paridad total, y fue entonces que De la Hoya hizo su ofrecimiento de 57.5% a 52.5.

“Nosotros queremos la pelea. Tom Loeffler quiere la pelea. Claramente, la única persona aquí que no quiere la pelea es Triple-G. Los fanáticos quieren la pelea. Cedimos al máximo. Hemos aumentado nuestra oferta y no ha habido ningún movimiento de su parte, así que no hay pelea. Cien por ciento, no hay pelea”, dijo De la Hoya inicialmente.

Pero después, al parecer, Golovkin también la llegó a querer.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*