Vía libre a las apuestas deportivas

El Tribunal Supremo de Estados Unidos eliminó en la mañana del lunes la ley creada en el 1992 que convertía en ilegal apostar en competiciones deportivas en todos los estados, y por ende Puerto Rico por la relación colonial, excepto Nevada donde Las Vegas se ha consagrado como el rey de las apuestas.

La eliminación de la ley es un paso histórico para los amantes de las apuestas, y crea una nueva economía para los estados interesados a la vez que, aunque complejo y en sus comienzos, trae una nueva y gigantesca fuente de ingresos para los deportes de más cobertura.

El primero de estos estados lo será Nueva Jersey, que ha sido vanguardia en la lucha por legalizar las apuestas con la intención de convertirlo en una nueva fuente de ingresos para el estado. El dar el golpe adelante les permitirá apostar tan temprano como en las venideras finales de la NBA que podrían comenzar en dos semanas.

En teoría, en Puerto Rico se podría comenzar a apostar en eventos deportivos desde esta noche con la anulación de la ley, o, lo que es igual, quien lo haga no debería estar sujeto a intervenciones del estado.

Sin embargo, la falta de una reglamentación nacional podría traer anarquía en los comienzos, pero se espera que se discuta en el senado puertorriqueño tan pronto como esta semana y se tome la reglamentación de estados como Nueva Jersey como norte en la creación de uno boricua.

El Tribunal, que pasó la votación 6 a 3, resaltó lo inconstitucional de esta para justificar su eliminación.

Por 26 años, Nevada ha tenido el monopolio en las apuestas deportivas, llegando a generar $4.8 billones en el 2017, según ESPN. Un récord generado en apuestas.

La NBA y MLB han estado en la avanzada en años recientes, abogando a favor de la legalización luego de dos décadas en negación.

Se estima que 32 estados ofrecerán los servicios de apuestas en los próximos cinco años.

“Hay un pequeño nicho de apuestas legales en deportes en los Estados Unidos, pero tenemos una gran cantidad de apuestas ilegales. Los estimados son que llegan hasta los $400 billones entre todos los deportes de apuestas ilegales, y mi sentimiento fue, ‘vamos a hacerlo trasparente y vamos a hacerlo, vamos a regularlo’”, expresó el comisionado de la NBA, Adam Silver, solo días antes de que se derrocara la ley.

“Tuvimos un problema en la NBA hace unos años con un árbitro apostando (Tim Donahue, acusado de apostar en juegos de la NBA, incluyendo juegos en los que trabajó), donde no había trasparencia. Ahora vemos jurisdicciones como en Europa donde la gente apuesta con tarjetas de crédito donde se sabe exactamente de dónde viene, quién hace la apuesta y por cuánto. Debe ser regulado. Mi preferencia sería que exista un marco de referencia nacional”, agregó.

La apertura de las apuestas trae una nuevo inyección de adrenalina para los amantes del deporte. Un ejemplo lo es la postemporada en la NBA.

Los odds de las finales en el Oeste, de donde muchos piensan saldrá el campeón de la liga, se encuentran ampliamente a favor de los favoritos Warriors al son de -140. Eso significa que hay que apostar $140 para ganar $100. Los Rockets están a razón de +250, lo que significa que por $100 te dan $250 en ganancias.

Las gabelas cambian luego de cada juego dependiendo de cuán dominante se vea un equipo sobre otro.

Un debate interesante que se dará en los próximos meses será cómo las ligas generarán dinero de este enorme por ciento entrante, o “integrity fee”, como se le está llamando en el comienzo de la disputa.

Actualmente está establecido en el convenio colectivo cada detalle de ingreso a través de las diferentes avenidas, como taquillas y venta de mercancías, entre otros, que incluye el gigantesco contrato de transmisiones televisivas.

Ninguna liga profesional permitirá quedarse fuera de este nuevo, enorme y sabroso pedazo de bizcocho.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*