Suspendido Canó por uso de esteroides

El béisbol de Grandes Ligas perdió, momentáneamente, un poco del lustre que típicamente trae consigo el inicio de una nueva temporada al darse a conocer el martes que el destacado intermedista dominicano de los Marineros de Seattle, Robinson Canó, había arrojado un resultado positivo en una prueba de dopaje.

Canó, de 35 años, fue suspendido por 80 partidos, y, como parte de su sanción no será elegible para participar en las series de postemporada de este año si los Marineros clasifican.

El jugador que se destaca tanto por su ofensiva como por su fina defensa, arrojó positivo al diurético furosemide, mejor conocido por lasix, que se utiliza además para encubrir el uso de otras sustancias prohibidas utilizadas para mejorar el rendimiento.

La política antidrogas de las Grandes Ligas establece que un jugador no quedará automáticamente suspendido por un positivo a un diurético a menos que pueda probarse que lo hizo para esconder el uso de sustancias que sí son prohibidas.

ESPN reportó que Canó arrojó positivo a una prueba antes del inicio de la temporada, y apeló el resultado. Durante la apelación, pudo comprobarse que su intención había sido la de encubrir otras sustancias, por lo que el jugador retiró la apelación y aceptó el castigo.

Antes de hacerse el anuncio, Canó había sido colocado en la lista de incapacitados luego de que sufriera la fractura de la muñeca derecha como consecuencia de un pelotazo. No se esperaba que regresara a juego sino dentro de seis u ocho semanas. Ahora con la suspensión, será elegible para volver al campo a mediados de agosto.

La organización de los Marineros hizo pública de inmediato su posición sobre al asunto:

“Estamos decepcionados al conocer que Robinson violó las normas del programa de prevención de drogas. Nuestra organización respalda totalmente dicho programa. Robinson cometió un error; nos explicó lo que sucedió, aceptó su castigo y se ha disculpado con los fanáticos, con la organización y con sus compañeros”.

Por su parte, la Asociación de Jugadores divulgó unas declaraciones del jugador, que al momento de lesionarse promediaba .287, con cuatro cuadrangulares:

“Recientemente supe que había dado positivo a una sustancia llamada furosemide, que no es una droga para mejorar el rendimiento. Se utiliza en Estados Unidos y en la República Dominicana para tratar varias condiciones médicas, y en mi caso, me la dio un médico licenciado en la República Dominicana para tratar una molestia. Si bien es cierto que en ese momento no sabía que se me estaba supliendo de un medicamento prohibido, ahora reconozco que hubiera deseado haber tenido más cuidado”.

Canó es un ocho veces Todos Estrellas que se encuentra en el quinto año de un contrato por 10 temporadas y $240 millones. Marcha quinto entre los jugadores activos con un total de 2,417 imparables de por vida.

De su contrato de $24 millones de este año, perderá $11.85 millones.

Se anticipa que la suspensión podría afectar las posibilidades del jugador de ser elevado al Salón de la Fama luego de su retiro.

De acuerdo con Prensa Asociada, seis de los diez jugadores suspendidos por las Ligas Mayores desde el 2017 son dominicanos. Además de Canó, figuran en el listado Jorge Polanco, Jorge Bonifacio, David Paulino, Sterling Marte y Elniery García.

 

 

Total
5
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*