¿Quién será el siore para el Juego de Estrellas?

El cambio de Manny Machado a la posición de campo corto este año, luego de destacadas temporadas como el antesalista regular de los Orioles de Baltimore, y el extraordinario inicio de campaña que viene experimentando el curazaleño Didi Gregorius con los Yankees, lleva a expertos y fanáticos a plantearse si serán Carlos Correa o Francisco Lindor los escogidos para iniciar por la Liga Americana en el Juego de Estrellas que este año se celebrará en Washington.

Justo cuando los fanáticos boricuas podían empezar a dar casi por sentado que el jugador que defendería la posición colocada entre la segunda y la tercera bases sería un hijo de esta tierra, surgen dos jóvenes figuras que podrían dar al traste con esa posibilidad.

Machado es reconocido como una de las principales figuras del béisbol, con un bate que lo ha llevado a pegar más de 30 cuadrangulares en las pasadas tres temporadas y con una defensiva de altos vuelos, con dos guantes de oro a su haber como antesalista.

Ahora que se pasó a su posición natural, el jardín corto, y que nadie duda que pueda volver a tener su temporada típica de más de 30 jonrones y 90 y tantas impulsadas, ciertamente hay que pensar que será un candidato de fuerza para ser escogido para iniciar en el choque que coloca frente a frente a los mejores peloteros.

Gregorius ya dio señales de lo que podría hacer en la pasada temporada, pero en esta se ha convertido en la figura principal de un equipo que tiene en su alineación a Aaron Judge y Giancarlo Stanton, por mencionar a dos de sus compañeros de alineación.

Hasta el miércoles, nadie había conectado más cuadrangulares (10) ni había remolcado más carreras (30) que Gregorius, y nadie en las Grandes Ligas tenía un promedio de bateo más alto (.366) que Machado entre los jugadores regulares.

Vamos, no es que Correa y Lindor vayan a ser opacados por este dueto de buenos jugadores, porque, en honor a la verdad, los dos torpederos boricuas son igualmente considerados de lo mejor del béisbol, y si sus carreras se desarrollan como hasta ahora, seguramente seguirán acaparando la atención de la prensa especializada.

Pero también es cierto que ahora tendrán una fiera competencia y que necesitan de actuaciones como las del año pasado para tener opción al honor y prestigio – y dinero en ocasiones – que representa participar en el Juego de Estrellas.

Correa, quien fue el torpedero iniciador del pasado clásico, se encuentra en medio de lo que parece será otra gran temporada, con promedio – hasta el miércoles – de .321, con 21 remolcadas, mientras que Lindor parece que va encontrando su ritmo y ya anda en .264 de promedio luego de un par de semana azarosas.

Claro, falta mucho para llegar a la mitad de la temporada, y, como es conocido, las votaciones de los fanáticos juegan un papel preponderante, pero es de esperarse una ‘pelea’ encarnizada entre cuatro de los mejores jugadores jóvenes de las Ligas Mayores.

 

 

Total
11
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*