Para el 18 de agosto el retorno de Sosa

Después de haberle brindado buena parte de su atención últimamente a la inauguración, el año pasado, de su restaurante Blazzing Hookah Bar & Grill en Isla Verde, Jason ‘Canito’ Sosa está listo para volver a enfocarse en un 100% en el boxeo.

“Ya tengo 30 años y quiero estar concentrado totalmente, como antes, así que ya no estoy muy pendiente del restaurante”, dijo el peleador de ascendencia boricua, nacido y radicado en Nueva Jersey, que se había pasado los últimos dos años viajando entre Nueva Jersey y la Isla.

Así, Sosa (20-3-4 y 15) nocauts, quien viene de perder sus últimas dos peleas -ante Vasyl Lomachenko en abril del año pasado, cuando perdió su cetro junior ligero de al OMB, y una controvertida decisión mayoritaria, ante el cubano Yuriorkis Gamboa en noviembre-, regresó de lleno al gimnasio hace dos meses y de nuevo se encuentra entrenando en Newark con su entrenador, el puertorriqueño Raúl ‘Chino’ Rivas.

“Se está hablando de pelear el 18 de agosto en una cartelera que va a haber en Atlantic City”, dijo Sosa, ligado promocionalmente tanto a la empresa Top Rank como al veterano promotor filadelfiano, J. Russell Peltz.

“No sé si seré la estelar, pero es posible que sí”, agregó. “Pero debe ser una pelea buena para regresar, para después ir a buscar otra vez el título de las 130 libras”.

Claro, se trata de una división que rápidamente se está llenando de puertorriqueños: Alberto ‘El Explosivo’ Mchado reina por la AMB, mientras que Christopher ‘Pitufo’ Díaz, quien también entrena con Rivas en Nueva Jersey, tiene previsto disputar el 28 de julio en Kissimmee con el japonés Masayuki Ito, el cetro de la OMB si, como se espera, Lomachenko lo deja vacante para quedarse con el título ligero de la AMB que acaba de arrebatarle al venezolano Jorge Linares.

“Pitufo es mi hermano”, dijo Jason, “y Tevin Farmer también”.

También entrenado por Rivas, Farmer debe disputar en su próxima pelea el vacante cetro junior ligero de la FIB, por segunda vez seguida: en diciembre pasado sufrió una cerrada derrota ante Kenichi Ogawa en Las Vegas que luego fue cambiada a no contest cuando Ogawa dio positivo en las pruebas antidrogas y ahora deberá medirse con el excampeón mundial australiano, Billy Dib.

“Podríamos terminar teniendo tres campeones de las 130 libras en el mismo gimnasio”, dijo Sosa.

“Con quien yo quiero pelear es con (el mexicano) Miguel Berchelt”, agregó, mencionando al campeón del CMB, organismo en cuyo ranking Sosa ocupa la décima posición.

“Le gano y después subo a hacerme campeón en las 135 libras”.

El Salserito Rodríguez tiene programada una pelea para el 1 de junio.

Por otro lado, otro boricua que entrena con Rivas en Nueva Jersey, Emmanuel ‘Salserito’ Rodríguez (2-0), de 25 años, estará peleando a cuatro asaltos el primero de junio en el Claridge Hotel & Casino de Atlantic City con Artrimus Sartor, un peleador de Ohio y 32 años de edad que tiene marca de 3-1.

“Antes tenía otro rival, pero me lo cambiaron”, dijo Rodríguez, natural de Quebradillas. “Y voy a estar subiendo cuatro libras para esta pelea, porque va a ser en 122”.

 

 

Total
2
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*