Palomino rompe la racha de la Big League

La Liga Palomino rompió de manera espectacular la racha de campeonatos que llevaba la Big League en el Torneo de Excelencia Víctor Pellot, al imponerse 6-5 en la tarde del jueves en el choque decisivo en el estadio Evaristo ‘Varo’ Roldán, de Gurabo.

El descontrol de los lanzadores de la Big League sentenció la derrota de la liga que llevaba siete cetros seguidos en el torneo anual en el que se enfrentan conjuntos estelares de las mejores ligas juveniles de la Isla, así como de dos academias de béisbol.

Palomino, dirigido por Juan Erazo, llegó a la parte baja de la séptima y última entrada perdiendo 5-3, pero tenía dos corredores en base, producto de una base y un sencillo de Michael Quiñones, cuando, con dos fuera, comenzó el desfile de serpentineros de la Big League, que tiraron cuatro bases por bolas consecutivas para quedar sobre el terreno.

Erazo y la Palomino consiguieron así vengarse de la victoria sufrida en el torneo del año pasado, cuando cayeron ante la Big League y su dirigente Jaime Muñoz 6-3.

El equipo campeón de la Liga Palomino posa con sus medallas.

“Fue un juego muy parecido”, dijo Erazo, “aunque esa vez fuimos nosotros los que nos fuimos a frente temprano, 3-0”.

Esta vez, la Big League se fue arriba 3-0 con un  ramillete de tres vueltas en la segunda entrada.

“Por nosotros iba a abrir Yomil Maysonet”, dijo Erazo, mencionando al lanzador derecho que es considerado uno de los mejores prospectos del país con una recta que llega a las 95 millas por hora, “pero se metió en un tapón y no pudo llegar a tiempo”.

Así Erazo usó de abridor a Alexuán Vega, quien permitió las tres anotaciones, en parte perjudicado por un error.

“Después traje a Kenneth Folch y le dieron un jonrón con uno en base para ponerse 5-0 en la quinta”, agregó.

La Palomino reaccionó con una en la quinta y dos en la sexta para acercarse 5-3, mientras que Maysonet se encargó de frenar a la Big League en rol de relevo antes de que se produjera el final de película.

Kevin Maldonado, de la Big League, fue el campeón de bateo del torneo que celebraba su 23era edición, con promedio de .667; Ezequiel Pagán, también de la Big League, fue el MVP al batear .500 con cinco remolcadas y Juan Marcano, de Palomino, fue declarado el mejor lanzador al no permitir carreras en tres entradas, con seis abanicados.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*