Los Celtics no fueron rivales

¿Qué pasó?

Los Cavaliers parecieron un nuevo equipo en su cancha. Los jugadores de reparto al fin aparecieron en la serie, aportando en todos los renglones y dándole el apoyo necesario a LeBron para su juego magnífico del que estamos acostumbrados. Sus 27 puntos, tirando para un 67% de campo, 12 asistencias, cinco rebotes, dos robos de balón y dos tapones, incluyendo un desmoralizante tapón al centro Aron Baynes, demuestran su control total de este partido de camino a la primera victoria de Cleveland en la serie vía salsa, 116-86.

La clave:

Los tiros de tres puntos fueron claves en, no solo mantener a los Celtics a distancia luego de un arranque de los Cavs 20 a 4, sino que permitieron abrir la pintura para darle comodidad atacando a LeBron y a los jugadores grandes. Los 17 canastos de tres puntos en 34 intentos fueron demasiada ventaja ante los seis en 20 intentos de los Celtics.

La diferencia de los jugadores de reparto fue palpable. George Hill, Jr. Smith, Kyle Korver y Tristan Thompson anotaron en doble figura cada uno para un total de 48 puntos. Ese mismo grupo aportó solo 22 puntos en el pasado partido de la serie.

¿Qué falló?

La defensa de los Celtics, genial normalmente y su cualidad más consistente, falló malamente, permitiéndoles a los Cavs tirar para más de 50% de ambos la línea de tres puntos y canastos de dos.

También se vuelve a ver claramente la juventud de los Celtics, quienes lucen como un dream team en su cancha pero inferiores en la carretera. En lo que va de postemporada, los Celtics tienen un récord perfecto de nueve y cero en su cancha y una victoria y cinco derrotas en la carretera.

¿Quién falló?

Aunque es de esperarse un baja en productividad de los jóvenes en el equipo, Al Horford, quien ha sido el pilar del equipo durante toda la temporada en ambos lados de la cancha, tuvo su peor juego de los playoffs con solo siete puntos y siete rebotes y sin su habitual impacto.

Lo próximo:

La serie se queda en Cleveland para su cuarto juego el lunes, cuando Boston busque cambiar su pésima tendencia cuando juega de visitante.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*