La pelea va aunque Butler no hizo el peso

Luego de que la ruta para finalmente conseguir que Manny Rodríguez tuviera su oportunidad titular estuviese llena de contratiempos, no podía esperarse un pesaje normal y corriente.

Y no fue así.

Este viernes, en el pesaje para su combate del sábado por el vacante cetro gallo de al Federación Internacional de Boxeo (FIB) en Londres con el británico Paul Butler, Manny marcó 117 ½ libras, media libra por debajo del límite de las 118. Pero Butler marcó 121.3, poco más de tres libras por encima.

Como suele suceder, a Butler se le dio un plazo de dos horas para hacer el peso en un segundo intento, pero el peleador ni siquiera quiso pesarse.

Después de negociaciones con las dos partes, Manny (17-0 y 12 nocauts) accedió a que la pelea se hiciera, y la FIB determinó, como suele también hacerse en estos casos, que solo Manny podía coronarse campeón si ganaba la pelea, mientras que el título quedaría vacante si Butler resultaba vencedor.

Solo faltaba un último obstáculo: la FIB es el único organismo, de los cuatro principales, que mantiene en vigor la exigencia de un segundo pesaje que se celebra en horas de la mañana del mismo día de la pelea. En el mismo, los peleadores no deben pesar más de 10 libras por encima del peso máximo de su categoría, o de lo contrario no pueden pelear por el cetro mundial.

Manny hizo sin problemas el peso en el pesaje oficial celebrado el viernes. [foto suministrada]
Manny tiene que cumplir con ese requisito en el pesaje señalado para el sábado entre las 8 y 10 a.m., hora de Londres.

A pesar de que era quien había incumplido con el pesaje inicial y de quien podría temerse que se excediera aún más en el segundo pesaje, Butler declinó hacérselo.

“Amenazó no con no pelear si insistíamos en que se pesara”, dijo Leon Margules, presidente de la empresa de Florida, Warriors Boxing Promotions, copromotor del boricua.

Una opción hubiese sido que Manny también tuviera mano libre para pesar lo que quisiera el sábado, con tal de emparejar las cosas, pero el boricua se mantuvo dispuesto a hacerse el segundo pesaje.

“Si no se pesa, o pesa más de 10 libras por encima, entonces la FIB tampoco lo va a reconocer como campeón si gana la pelea”, dijo Margules.

“Y Manny quiere hacerse campeón”.

Entretanto, Juan ‘Yomi’ Orengo, de la empresa Fresh Boxing, la principal promotora del peleador, dijo que estaba en discusiones con el bando de Butler para tratar de ponerle un límite al peso que este va a subir.

“Pero, pase lo que pase, la pelea va”, dijo. “Manny quiere pelear. Manny de todos modos va a pelear en 125 o 126 libras, y creemos que Butler, si acaso, pesará 128 o 130”.

“Si sube mucho más, entonces solo será un gordito”.

Por lo regular, a un peleador que no hace el peso se le retira parte de la bolsa y se le entrega como compensación a su rival.

“Aquí en Inglaterra las cosas son muy diferentes que en América y la comisión  no se mete en eso”, dijo Orengo, sin  embargo “Ellos no imponen multas ni exigen una compensación para el otro peleador”.

“Pero sí estamos discutiendo eso con el promotor (Eddie Hearn) porque hay una gran molestia”, dijo. “¿Cómo es posible que nosotros seamos los visitantes y sea su peleador el que no haga el peso?”

Citado por Fernando Gaztambide en una nota publicada por BoxingScene.com, Manny le restó importancia a la diferencia de peso.

“No me importa el peso”, dijo, “por eso acepté que se diera la pelea. El no es un 122, sino un tipo que ha peleado en 118 y 115. No me preocupo de si no entrenó lo suficiente y por eso está pesado, pero sí sé que él depende de su velocidad y va a estar un poco disminuido por esas libras adicionales, aunque tampoco estoy contando con eso”.

“Solo espero enfrentar al mejor Paul Butler: al final, el título estará yéndose a Puerto Rico”.

Por su parte, Butler (26-1 y 14), un  excampeón peso gallo que buscaba reconquistar el cetro de la FIB, emitió un comunicado en el que pedía excusas por lo ocurrido.

“Primero que todo, estoy consciente de que fallar en hacer el peso en mi pelea más grande luce poco profesional y entiendo todas las críticas que estoy recibiendo”, dijo. “Créanme que tengo el corazón roto por no poder ganar ese título mañana. Pero quiero que sepan que no fallé porque no haya hecho un esfuerzo. Me esforcé como nunca. Hay un par de razones por las que no lo logré”.

“Pero quiero pedirle excusas al equipo de Rodríguez, a mis fanáticos y sobre todo a mi entrenador Joe Gallagher por todo el trabajo que hizo conmigo”, agregó.

“Espero que todos puedan disfrutar de la pelea y la cartelera mañana”.

 

Total
10
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*