Distanciados Canelo y Golovkin

A pesar de ser una pelea de revancha ampliamente anticipada, el segundo enfrentamiento entre el mexicano Saúl ‘Canelo’ Alvarez y Gennady Golovkin, quienes empataron en septiembre pasado al disputar por primera vez los tres cetros medianos que posee el kazajo, ha atravesado por una cantidad casi sobrenatural de contratiempos.

El primero y más desastroso, naturalmente, fue el positivo a clembuterol que provocó que Canelo fuera suspendido por la Comisión Atlética de Nevada hasta septiembre, dejando a Golovkin con la única opción de hacer ese mismo 5 de mayo una defensa común y corriente ante Vanes Martyrosian, a quien despachó en menos de dos episodios.

Pero ahora que el camino parecía estar despejado para que la pelea finalmente cristalizara, y que la Golden Boy Promotions de Oscar de la Hoya -que promotea a Canelo- tiene separada para la misma la fecha del 15 de septiembre, las partes parecen estar más distanciadas que nunca.

¿La razón?

Aunque parezca increíble… dinero.

En la primera pelea, que generó más de 1.3 millones de ventas de pay-per-view, se cree que Canelo, quien tenía una bolsa garantizada de $5 millones, terminó ganando probablemente más de $30 millones, mientras que Golovkin tenía garantizados $3 millones y se estima que su ganancia total puede haberse acercado a los $10 millones.

Esto se debió a que Canelo era la gran atracción del encuentro, como lo demostró una vez más el hecho de que luego Golovkin apenas devengó una bolsa de $1 millón por su pelea con Vanes.

Pero, para la revancha, Golovkin, quien nuevamente es el campeón defensor, al parecer está exigiendo más paridad en la repartición de los ingresos de pay per view, entendiendo que se lo tiene merecido debido a los problemas de doping que ha experimentado Canelo (49-1-2 y 34 nocauts).

Se cree que Canelo recibió el 60% en la primera pelea.

Pero Golovkin (38-0-1 y 34) también parece tener un problema adicional: aunque sigue manteniendo los cetros de la AMB y el CMB, el peleador de 35 años enfrenta la disyuntiva de que la FIB le está ordenando que cumpla con la defensa obligatoria ante su primer retador, el ruso Sergiy Derevyanchenko, so pena de ser despojado del cetro si no lo hace.

La vista en las oficinas de la FIB, en la que Golovkin solicitó una dispensa, se celebró esta semana y se espera una decisión en los próximos días.

“Debido a que la pelea no pudo celebrarse el 5 de mayo”, dijo Tom Loeffler, el promotor de Golovkin, “Gennady ahora está teniendo esta situación con la FIB”.

“Después de que la pelea se canceló en mayo, Gennady ha tenido tiempo para reflexionar”, agregó. “Se dio cuenta de que hizo muchas concesiones a Canelo para que la primera pelea se pudiera dar, y que recibió mucho menos dinero pese a ser el campeón con tres títulos. Cuando Canelo peleó  con Miguel Cotto”, agregó, “ellos le dieron a Cotto el 55%. Y en la pelea con Gennady se vendieron 500,000 más subscripciones de pay per-view que para la de Cotto”.

El bando de Canelo, naturalmente, ha reaccionado argumentando que todo esto demuestra que Golovkin le tiene miedo a la revancha, y De la Hoya dijo esta semana -en lo que muy bien pudiera ser un bluff para estimular una decisión- que Canelo se olvidará de la revancha y enfrentará a otro rival en septiembre.

“Ellos han tenido el contrato consigo desde hace seis semanas, por lo que esto no hace ningún sentido”, dijo De la Hoya en una información publicada por BoxingScene.com.

“Golovkin tiene ante sí la bolsa más grande de su vida, y él prefiere negociar con la FIB  y pelear por $1 millón con Derevyanchenko, un peleador que tiene 11-0. Así que le deseamos suerte”.

De la Hoya pasó entonces a decir que ya inició conversaciones para que Canelo enfrente al excampeón Daniel Jacobs, al irlandés Spike O’Sullivan o Jermall Charlo (el campeón súper welter del CMB).

 

Total
9
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*