Visos de confabulación en la AMB

Al noquear en tres asaltos en la noche del sábado al argentino Jesús Cuéllar, Gervonta Davis se convirtió en  el ‘supercampeón’ de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) para las 130 libras, de acuerdo a las informaciones que reseñan esa pelea celebrada en el Barclays Center, de Brooklyn.

Pero varios analistas boxísticos se apresuraron a cuestionar eso de inmediato, al señalar que la AMB ya había reconocido como válida por el ‘supercampeonato’ la pelea del pasado 21 de octubre en la que el boricua Alberto ‘El Explosivo’ Machado noqueó al panameño Jazreel Corrales en una pelea transmitida por HBO desde Verona, Nueva York.

Y lo que están diciendo acerca del organismo presidido por Gilberto Jesús Mendoza, hijo, no es muy agradable.

En un editorial publicado el sábado por la página Boxing Forum 24, por ejemplo, se acusa a Mendoza de confabularse con los representantes de Davis -promoteado, por cierto, por Floyd Mayweather, Jr.-, para tomar una acción “ilegal y corrupta”.

De hecho, Mendoza ha hablado en los últimos tiempos de ir reduciendo la proliferación de campeones por división, luego de que llegara el momento de que el organismo reconocía hasta a tres monarcas en un peso: el supercampeón, una categoría que por lo regular se le reserva a los campeones que también  son reconocidos por otros organismos; el campeón ‘regular’ y, en algunos casos, el campeón ‘interino’.

Un ejemplo de esto es el peso pluma del organismo, donde se reconoce a Leo Santa Cruz como supercampeón, Abner Mares como campeón y el boricua Jesús Rojas como campeón interino.

“Existen claras diferencias físicas entre la correa de supercampeón de la AMB y la de campeón”, argumentó el editorialista, “y, si uno se fija bien en la pelea de Machado, resulta claro que a él le dieron la correa de supercampeón… como le correspondía, puesto que Corrales era el supercampeón del organismo”.

“Pero ahora, al reconocer a Davis como supercampeón, la AMB indirectamente está rebajando a Machado de categoría, y todo para premiar al ganador de una pelea entre Davis -quien había perdido el cetro de la FIB en su última pelea al no poder hacer el peso- y Cuéllar, quien llevaba año y medio sin pelear y que antes de eso solo había hecho campaña en el peso pluma, donde, en su última presentación, cayó ante Mares al disputar precisamente el cetro ‘regular’ de las 126 libras.

“En ninguna parte de las propias reglas de la AMB hay escrito nada que permita que se haga algo como esto”, añadió el articulista, “y no estoy seguro de que Machado siquiera esté enterado de esto”.

De acuerdo al artículo, la primera vez que se habló de que la pelea entre Davis y Cuéllar sería por el supercampeonato fue el miércoles en la última conferencia de prensa sobre la cartelera.

De paso, Machado está ligado promocionalmente a la Miguel Cotto Promotions, compañía que lleva semanas esperando a que la AMB finalmente cite a un a subasta o tome algún tipo de acción sobre su defensa obligatoria ante el ghanés Raphael Mensah en vista de que no ha podido llegarse a un acuerdo con el promotor del africano, Don King.

 

 

Total
25
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*