Una futura estrella llamada Ozzie Albies

Cuando el venezolano Rolando Acuña, cotizado como el mejor prospecto del béisbol, fue subido por los Bravos de Atlanta la semana pasada, este, de 20 años de edad, se convirtió de inmediato en el jugador más joven de las Mayores.

El jugador al que desplazó de esa posición, apenas con  21 años, también pertenece a los Bravos: el intermedista Ozzie Albies.

Y resulta que Albies, en apenas su primera temporada completa en las Mayores, está teniendo ya el tipo de temporada que muchos le auguraban desde que se le consideraba también uno de los principales prospectos del equipo hace un año: luego de la acción dominical, promediaba .293 con 19 carreras remolcadas, el segundo total más alto del equipo, y lideraba a los Bravos con nueve cuadrangulares, empatando también en el liderato de la Liga Nacional.

Más aún, sus 21 extrabases en abril ya establecieron la marca de todos los tiempos para la franquicia.

Nada mal para un jugador de 5-8 de estatura y entre 155 y 165 libras de peso, que su compañero, Freddy Freeman, ha llamado ‘un  hombre petite muy fuuuerte’; el venezolano Acuña considera “mi hermano” y su dirigente, Brian Snitker, ha empezado a comparar con otro pequeño gigante: el MVP de la Liga Americana, José Altuve, de los Astros de Houston.

De hecho, es curioso que en la misma temporada en la que muchos han comparado al jardinero Acuña con otro gran jardinero de los Bravos que entró con gran impacto en las  Mayores hace 22 años, el curazaleño Andruw Jones, los Bravos estén contando con el florecimiento total de Albies, también natural de Curazao.

De hecho, el jugador llamado Ozhaino Jurdy Jiandro Albies nació en Willemstad el 7 de julio de 1997: para esos entonces, ya Andruw, sin dejar de ser novato, había tenido su espectacular actuación en  la Serie Mundial de 1996 contra los Yankees al disparar dos jonrones en  el primer juego y totalizar tres bambinazos en el clásico cuando aún no había cumplido los 20 años, en ruta hacia una carrera en la que dispararía 434 bambinazos y se le consideraría defensivamente uno de los mejores jardineros centrales de todos los tiempos, ganando 10 guantes de oro consecutivos entre 1998 y 2007.

En realidad, los Bravos han  tenido bastante suerte al reclutar jugadores salidos de Curazao: después de Andruw, tuvieron al abridor derecho Jair Jurjens, quien pintaba muy bien hasta que sufrió una lesión, y más recientemente al torpedero Andrelton Simmons, considerado el mejor jugador defensivo de cualquier posición, al que luego canjearon a los Angelinos.

En efecto, fueron las ejecutorias de Andruw y Simmons con los Bravos las que, según el propio Albies, influenciaron su decisión de firmar como agente libre internacional con los Bravos por un bono de $350,000 en 2013, a la edad de 16 años, año en el que decidió convertirse en ambidiestro después de haber sido estrictamente un bateador derecho.

Su ascenso fue vertiginoso: en 2014, a los 17 años y jugando en el campo corto, bateó .364 y .356 en las dos ligas de nivel rookie en que militó, y al final ya la publicación Baseball America le tenía entre los 100 mejores prospectos del béisbol, destacando entre sus otros atributos su gran velocidad y su excelente fildeo.

Ya para 2016 terminó jugando en Triple A y en 2017 bateaba .285 con nueve jonrones y 41 remolcadas en ese nivel cuando los Bravos lo subieron en agosto y lo movieron a la segunda base, dado que otro super prospecto, Dansby Swanson, era el campo corto regular.

Terminó bateando .287 con ocho jonrones, aunque agotó por poco margen su elegibilidad para aspirar a ser Novato del Año en la presente temporada.

En el invierno, según se indicó, Albies se dedicó a mejorar su swing por el lado izquierdo -es un derecho natural-, ayudado nada menos que por Chipper Jones, uno de los mejores ambidiestros de todos los tiempos.

El bateo a lo zurdo continúa siendo su Talón de Aquiles -batea apenas .230 con cinco jonrones en muchos más turnos contra los lanzadores derechos, y .500 contra los zurdos-, al ocupar usualmente el segundo turno en la alineación de los Bravos, pero se espera que su mejoría continúe según progresa una carrera que apenas está comenzando.

El jardinero central venezolano Ender Inciarte, a quien posiblemente Albies termine remplazando como primer bate algún día, dijo hace poco en una  entrevista publicada por MLB.com: “Cuando llegué aquí en 2016 y lo vi por primera vez, me puse a decirle a todo el mundo que él no necesitaba jugar en las Menores. Desde que lo vi dije que tenían que subirlo lo antes posible”.

El tiempo, naturalmente, le está dando la razón.

 

 

Total
19
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*