Se anota otra gesta Ignacio Veloz

Ignacio Veloz se convirtió en el primer estudiante puertorriqueño de escuela superior en ganar la beca deportiva que ofrece la compañía de calzado deportivo Foot Locker, mediante un escogido que se hizo de entre 30,000 participantes de diferentes escuelas de Estados Unidos y Puerto Rico.

El estudiante atleta de la American Military Academy (AMA) ganó esta beca de un valor de $25,000 otorgada por esta empresa. Foot Locker también otorgó a otros 19 estudiantes de Estados Unidos esta ayuda, pero a una cantidad menor de $20,000.

Veloz explicó que hace unas semanas se enteró que había llegado a una etapa semifinal, de un total de 50 estudiantes, pero no sabía que había sido el ganador hasta que fue sorprendido en una actividad celebrada en el anfiteatro de su escuela y organizada por sus compañeros y maestros.

Esta beca se otorga a estudiantes sobresalientes en el área deportiva y académica.

Ignacio se mostró agradecido de su coach en AMA, Miguel Aguirrechui. [foto Mario García]
“Pensé que la reunión era de mi clase …me sorprendieron. Llevo 14 años corriendo para esta institución y ha sido mucho trabajo y sacrificio, pero todo trabajo tiene su recompensa”, expresó el joven, quien sobresalió en las disciplinas de atletismo y campo traviesa de la Puerto Rico High School Athletic Alliance (PRHSAA). Veloz nunca perdió un evento desde que cursaba el octavo grado en las competencias de la liga.

Sobre sus logros en el ruedo de competencia el atleta, quien estudiará ingeniería ambiental en la Universidad de Valparaíso en Indiana, resaltó lo importante que ha sido su familia en sus logros, así como a Miguel Aguirrechu,  director atlético de la institución y entrenador de Veloz.

Aguirrechu, por su parte, sostuvo que el estudiante receptor de este premio debe reunir las cualidades de ser un excelente atleta, estudiante, realizar trabajo social en la comunidad y haber logrado extraordinaria hazaña dentro del deporte.
“El reúne todos los valores que se desarrollan en una escuela. Ignacio es un digno ejemplo de esto. Es un orgullo para aquellos que lo vimos crecer. Cuando ves a un niño de cuarto grado que comienza, uno no sabe qué va a pasar, y ver cuando ya sale de tus manos en cuatro años y ves este producto, te llena de emoción y alegría”, expresó.

Los compañeros estudiantes de Ignacio no se perdieron la actividad. [foto Mario García]

 

Total
31
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*