Optimista el retador de Tito Acosta

Según han confirmado varias fuentes, incluyendo los periódicos de Nicaragua y el propio peleador, el nicaragüense Carlos Buitrago será finalmente, después de una intensa búsqueda, el retador del boricua Angel ‘Tito’ Acosta cuando el boricua estrene el 16 de junio en el Coliseo José Miguel Agrelot el cetro minimosca de la Organización Mundial de Boxeo que obtuvo el pasado 2 de diciembre.

Se trata de un  peleador de 26 años de edad y 5’3 ½” de estatura, apodado Chocorroncito, con marca de 30-3-1 y 17 y en su última pelea, el 31 de diciembre, cayó noqueado ante el japonés Hiroto Kyogychi al disputar el cetro mínimo de la FIB.

De paso, esa fue su cuarta oportunidad titular, todas en las 105 libras: el 30 de noviembre de 2013, empató con el filipino Merlito Sabillo al disputar el cetro mínimo de la OMB; y el primero de octubre de 2014 y el 4 de febrero de 2016 cayó por decisión unánime ante el tailandés Thammanoon Niyonmtrong en busca del cetro interino de la AMB para la misma división.

Sabillo, de paso, fue anunciado en determinado momento como retador de Acosta el 7 de abril en el mismo Choliseo luego de que se lesionara el retador obigatorio Ryuji Hara, pero entonces la pelea se canceló y reprogramó para junio cuando Sabillo no logró conseguir visa.

Hace unos días, Buitrago amablemente accedió a una entrevista vía Messenger, mediante mensajes de voz, desde Nicaragua, escuchándose como telón de fondo el insistente canto de un gallo.

¿Conoces a Tito Acosta? ¿Lo has visto pelear?

Sí, conozco a Tito Acosta. Es un peleador muy fuerte. Se nota que tiene pegada porque las 17 peleas que ha ganado las ha ganado por la vía del nocaut. Es un  boxeador muy bueno y creo que va a hacer una muy bonita pelea conmigo.

¿Qué te parece la pelea?

La pelea me parece muy bien. Fue una oportunidad, una bendición que Dios me está regalando nuevamente porque nunca me esperaba una oportunidad de pelear por el campeonato del mundo así de pronto después de venir de perder en Japón y por nocaut (en el octavo asalto el 31 de diciembre). Sé que lo único que tengo que hacer es aceptarla, entregarme de lleno en el gimnasio para poder sacar un buen resultado porque sé que tengo todo el talento y con las condiciones que voy a llevar ese día sé que podría dejarme con el campeonato del mundo en la cintura.

Me imagino que no tienes reparos en pelear en la casa de tu rival, porque en las anteriores cuatro oportunidades titulares también  has tenido que hacerlo.

No tengo ningún temor, nada de miedo de pelear en Puerto Rico, donde es la casa de Tito Acosta. Cuando he sido retador en mis cuatro oportunidades por el título del mundo he ido a los países de los campeones, como por ejemplo Merlito Sabillo en Filipinas, dos con Thammanoon Niyomtrong en Tailandia y ahorita con Hiroto Kyoguchi en Japón, así que no tengo ningún temor de ir a pelear allá. Lo único que pediría es que me traten muy bien, que los jueces sean neutrales y que a la hora de tomar una decisión sean justos.

La pelea con  Sabillo fue empate. ¿Fue justa esa decisión?

Tuve mala suerte porque yo le gané a Merlito Sabillo pero estábamos en Filipinas y la dieron empate, y ese empate lo dice todo. Y con Thammanoon en la primera pelea me despojaron de una decisión que muy bien pudiera haber sido para mí (las tres tarjetas estuvieron 115-113 a favor del campeón).

Pero Dios sabe lo que hace, Dios es soberano y El sabe en qué momento puedo llegar a ser campeón del mundo. Y ahora que se me viene la oportunidad de pelear con Tito Acosta puede ser el momento de Dios… o yo no sé, la verdad. Yo voy a hacer mi trabajo, a trabajar duro en el gimnasio para llegar en perfectas condiciones y Dios mira si me da la victoria o no me da la victoria.

Estás subiendo a las 108 libras. ¿Lo haces porque surgió esta oportunidad en ese peso, o porque ya no puedes hacer las 105?

Estoy subiendo a 108 porque después de perder por nocaut en Japón decidí subir a 108. Las 105 libras son un peso muy sacrificado para mí, y sé que soy un 108 natural y creo yo que en esta ocasión me va a favorecer mucho, porque es un peso donde me siento mucho más fuerte. He tenido peleas en 108 y en 112 libras y las he ganado de manera contundente.

¿Crees que debiste haber subido antes?

Pues sí, creo que debí haberlo hecho mucho más antes, antes de haber perdido por nocaut en Japón, porque es un peso que me desgasta mucho, es una categoría donde me siento demasiado débil y todas las condiciones que tenía las usaba para bajar de peso. Pero creo que ahora todo va a estar a mi favor, vamos a echar para adelante y Dios mediante nos vamos a poder hacer campeón mundial este 16 de junio y ya que no pudimos ser campeón en las 105 libras, vamos a serlo en las 108.

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*