En su mejor momento los Pelicans

Los Pelicans fueron el primer equipo en asegurar el pase a la segunda ronda de la postemporada después de una inesperada barrida a los Trail Blazers de Portland a pesar de comenzar la serie en la carretera.

Eso hubiese sido inconcebible en enero cuando su estelar centro DeMarcus Cousins tuvo la peor lesión posible en el baloncesto al desgarrarse el tendón de Aquiles en un juego contra los Rockets.

Los diagnósticos eran tétricos para ambos Cousins y el futuro de la franquicia.

En New Orleans se sentía el pandemónium con el pronóstico, aun vigente, de que Boogie perderá mas de un año en recuperar de la lesión, con la posibilidad de nunca recuperar completamente, y enfrentando una seria decisión en la agencia libre en el verano.

En el momento de la lastimadura, Cousins promediaba 25 puntos, 13 rebotes y 5.4 asistencias, números históricos que normalmente van de la mano con un MVP. El equipo ganaba su séptimo juego en ocho partidos mientras subía como la espuma en la conferencia del Oeste.

El equipo se encuentra sin dinero en el cap para ir detrás de agentes libres de renombre en el verano, escasea de jugadores jóvenes con potencial para desarrollarse en el futuro y su superestrella había comenzado a entrar en los rumores de cambios, con varios equipos interesados preparando sus mejores ofertas.

Luego de serias altas y bajas tras la salida de Cousins, que llegó a ver cómo los Pelicans quedaban por un momento fuera de los ocho de los playoffs, se acomodaron en la sexta posición y se ganaron un enfrentamiento contra los Trail Blazers.

Una aceleración en la ofensiva; un cambio por Nikola Mirotic que fue en un momento cuestionado para eventualmente convertirse en un home run, y varios jugadores llegando a su cúspide en el momento adecuado, tienen a los Pelicans en su mejor momento en años de cara a un probable enfrentamiento contra los campeones en la próxima ronda.

Lo radical del cambio podría radicar en su dirigente Alvin Gentry, que históricamente ha preferido jugar pequeño con un rim runner rodeado de tiradores y una ofensiva acelerada difícil de predecir, y más cuando se cuenta con un talento trascendental como Anthony Davis.

En su tiempo al comando de los Suns, Gentry tuvo una significante mejoría de la temporada de 2009 a la del 2010 con solo salir de Shaquille O’Neil, que le permitió acelerar el paso para dar un enorme salto en calidad, brincando de no entrar a la postemporada en un año a una aguerrida lucha en las finales de conferencia en el siguiente.

La salida de Cousins le dio a Gentry la justificación perfecta para jugar a su modo preferido.

Davis, por su parte, sacó la capa de Supermán con promedios de 33 puntos, 12 rebotes y tres tapones, culminando con un manjar en el cuarto juego de la serie con 47 puntos, luciendo imparable en ambos lados de la cancha y demostrando por qué es merecedor de estar en la consideración de los mejores cinco jugadores de la liga.

Jrue Holiday, quien en el pasado ha sido un jugador sin mucha gloria a pesar de su versatilidad, está en la cúspide de su carrera, tirando una serie de ensueño, dominando a quien tal vez esté entre los primeros cinco en la votación para el premio al Jugador Más Valioso, en Damian Lillard, y ratificándose como uno de los mejores armadores defensivos de esta generación. Sus 33 puntos en el segundo juego de la serie – que fue el más cerrado y se jugó en Portland–, y los 41 que les sembró en el juego final, demostraron el daño que puede hacer cuando está a toda capacidad.

Se podría debatir si la mejoría en el juego de Mirotic debe ser un referéndum al buen trabajo de los Pelicans de acomodarlo en situaciones que lo hacen lucir tan bien, o el pésimo trabajo de los Bulls por muchos años creando una horrenda química en el equipo.

Era de esperarse que su tiro a larga distancia sería un arma letal junto a Davis, ambos siendo beneficiarios de la presencia del otro: Davis, con más espacio en la pintura por la preocupación de la defensa de dejar a Mirotic solo a larga distancia, y Mirotic, teniendo el espacio más amplio que ha tenido en toda su carrera por la fuerza de gravedad que tiene Davis.

Lo que Mirotic no había tenido la oportunidad de demostrar es su habilidad de poner la bola en el suelo cuando la defensa viene sin balance en el close out, y más que nada, la versatilidad defensiva que le permite cambiar entre jugadores de la pintura a jugadores de perímetro sin miedo a crear desventaja a la defensa. Nikola promedió por la serie unos impresionantes 2.5 tapones y 1.8 robos de balón por juego.

Y luego está Rondo, o como le llaman desde sus tiempos en Boston, TV Rondo, con un empuje mediático reciente de mejorar su imagen nombrándolo playoffs Rondo.

Y es que desde su tiempo con los Celtics, Rondo tiene los mejores juegos de su carrera cuando son televisados nacionalmente, algo que es el caso en todos los juegos de la postemporada.

Este acrecentamiento en prácticamente todos los renglones estadísticos, junto a la intensidad en el lado defensivo, hablan pésimo del jugador pero son gratas noticias para los Pelicans, que ahora cuentan con básicamente un jugador que no tenían durante la temporada regular.

Entre las alzas en su desempeño se encuentran los puntos, de 8.3 a 11.3; asistencias, de 8.2 a 13.3; rebotes, de 4.0 a 7.5; por cientos del tiro libre, de .543 a .800, y por ciento de tiros de tres (su debilidad en toda su carrera), de .333 a .429.

El cruce con los Warriors en la próxima ronda no será fácil a pesar de estar jugando su mejor baloncesto en el mejor momento. La ausencia de Curry convierte a los Warriors en un equipo vencible, y a pesar de la presencia de Durant, Davis puede ser el mejor jugador en cancha cuando se crucen los equipos.

Independientemente de lo que pase, los Pelicans han lucido mejor de lo que cualquiera se esperaba. La posible firma de Cousins regresando de la seria lesión sigue flotando sobre la escuadra.

La falta de dinero en el verano y un conflicto tras la muerte del dueño del equipo tienen desestabilizada la franquicia, pero con esta sorpresiva barrida a un excelente equipo en la primera ronda, al menos demuestran que poseen un núcleo actual para competir con los mejores en la liga, y un talento magistral en Davis que puede cambiar el futuro de la franquicia.

 

 

 

Total
5
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*