De nuevo con cuatro equipos el torneo invernal

La Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente se apresta a convocar en los próximos días a una conferencia de prensa donde finalmente se darán detalles acerca de su restructuración para la próxima temporada.

Y la misma incluirá, posiblemente, información acerca de quién será el nuevo presidente del organismo, dijo este lunes el presidente interino Raúl Rodríguez.

“Todo está muy adelantado”, dijo el también propietario de los bicampeones Criollos de Caguas, quien asumió la presidencia interina luego de la renuncia -posiblemente empujada por la Junta- de Héctor Rivera Cruz luego de la pasada temporada.

“Allí presentaremos también el organigrama de la liga”, agregó, refiriéndose a la nueva estructura que tendrá todo el personal asociado con el organismo.

“Lo que sí puedo decir ahora es que este va a ser un torneo distinto”, agregó. “Vamos a velar muy de cerca el cumplimiento del presupuesto por equipo”.

Y el presupuesto, explicó, tendrá fuentes múltiples: “Hay algunas cosas que se van a centralizar”, dijo, “y cosas en que la liga ayudará a los equipos, pero todo en unión con los equipos y los municipios”.

“La Liga está muy unida para lograr esto”.

Al igual que en el pasado torneo abreviado, el organismo proyecta jugar en la temporada de 2018-19 con cuatro equipos.

“Con los Tiburones de Aguadilla pudiera pasar lo mismo que el año pasado (que se fusionaron con los Indios de Mayagüez), o tal vez se deje que Aguadilla recese y regrese el próximo año”, dijo.

Además de Caguas, Santurce y los Indios, el cuarto lo será el de los Gigantes de Carolina, pero, a diferencia del año pasado, cuando la Liga corrió con la novena y nombró como administrador al exsecretario de Justicia César Miranda, ahora existe la intención de que el equipo vuelva a las manos del municipio de Carolina y su alcalde, José Carlos Aponte.

“El alcalde está muy interesado”, dijo Rodríguez. “E incluso cree que el parque se puede arreglar con tal de que se permita jugar en Carolina”.

Una de las razones por la que el municipio dejó libre al equipo en el pasado torneo y este terminó jugando en el Hiram Bithorn fue la indisponibilidad del estadio Roberto Clemente Walker, averiado por el paso del huracán María.

“Los daños fueron en el techo”, dijo Rodríguez, “pero eso no debe ser un gran problema porque se va a jugar de noche”.

 

 

Total
85
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*