Nada seguro para T.J. Rivera y Seth Lugo

La vida para los puertorriqueños en Nueva York nunca ha sido fácil, así que es de esperarse que la situación no cambie cuando se hable de los peloteros de los Mets.

T.J. Rivera y Seth Lugo, en distintos momentos, tuvieron dificultades durante la temporada del 2017, especialmente en lo que a lesiones se refiere, así que el hecho de que puedan competir por un puesto este año ya de por sí puede considerarse un avance.

El caso de Rivera es el más complicado, porque viene de recuperarse de una cirugía Tommy John en septiembre pasado, y es justo ahora que ha comenzado con sus actividades en el terreno.

El jugador del cuadro que promedió .290 en 214 turnos en la temporada pasada antes de lastimarse el codo de lanzar, pudo hacerse algunas tiradas y batear en el tee el pasado jueves, con la buena noticia de que no sintió dolor en el área.

“Es bueno sentirse como un pelotero nuevamente”, les dijo Rivera a reporteros niuyorquinos que cubren los entrenamientos del equipo en Port St. Lucie, Florida.

Se espera que el jugador que formó parte del Team Rubio que obtuvo el subcampeonato del pasado Clásico Mundial pueda fildear roletas y hacer lanzamientos a las bases la próxima semana, aunque se desconoce cuándo estará apto para un entrenamiento completo.

La situación actual de Lugo, por su lado, no es física, sino de oportunidades. Igual que el año pasado, está luchando un puesto como uno de los abridores del equipo, aunque pudiera terminar en el bullpen y, quién sabe si en Triple A.

“Nunca la he tenido fácil”, le dijo Lugo a la reportera Abbey Mastracco, del New Jersey Advance Media.

El año pasado, el tirador derecho de raíces puertorriqueñas tuvo que lidiar con una lastimadura del ligamento de su brazo de lanzar a comienzos de la temporada, luego de encabezar el cuerpo de lanzadores del Team Rubio en el Clásico. Descartó una operación Tommy John y en su lugar recibió inyecciones de plasma con alta concentración de plaquetas. Terminó la temporada con marca de 7-5 y un promedio de efectividad de 4.71 en 19 partidos, 18 de ellos como abridor.

El pasado jueves tuvo su primera presentación del entrenamiento y fue una del agrado del piloto Mickey Callaway. En tres entradas de relevo contra los Marlins de Miami concedió un hit y una carrera, con tres ponchetes.

“Lució tremendo”, le comentó Callaway a la reportera.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*