Molesto con Canelo el bando de Golovkin

Las reacciones al resultado positivo a clembuterol en las pruebas que le hicieron a Saúl ‘Canelo’ Alvarez como antesala de su combate titular del 5 de mayo con  Gennady Golovkin han recorrido todas las gamas del arcoíris.

Tanto Gilberto Mendoza, hijo, como Mauricio Sulaimán, los presidentes de la AMB y el AMB, respectivamente, se apresuraron a dar por buenas las explicaciones dadas por la Golden Boy Promotions, la empresa promotora que controla la carrera del peleador, en el sentido de que el bajo nivel del resultado comprueba que la sustancia entró a su cuerpo debido al consumo de carne de res en México, donde se encontraba entrenando y donde existe un largo historial de atletas contaminados por esa causa con la sustancia que también es un anabólico y se usa para aumentar la masa muscular.

Ambos organismos también aludieron al hecho de que Canelo ha participado en numerosas peleas titulares y se ha hecho múltiples pruebas de drogas,  obteniendo resultados negativos.

Por otro lado, el entrenador californiano de ascendencia mexicana, Roberto García, apuntó que el clembuterol la usan muchos boxeadores mexicanos para aumentar indebidamente su rendimiento y Julio César Chávez, hijo, entrenado por García y derrotado por Canelo sobre el ring, incluso llegó a llamar ‘tramposo’ al peleador.

Entretanto, el mexicano Abel Sánchez, el entrenador de Golovkin que lleva semanas enfrascado en una guerra verbal con Canelo que incluso ha descendido a veces hasta el insulto personal, dijo que no descartaba la posibilidad de que el peleador estuviera diciendo la verdad, pero tampoco la de que se hubiera dopado adrede.

“¿Cuántas veces tiene que ocurrir esto antes de que haya consecuencias?”, dijo Sánchez en un artículo publicado por BoxingScene.com.

“Canelo vive en México, así que él tiene que saber sobre eso (el problema con carne contaminada en su país). La familia de sus manejadores y entrenadores tiene carnicerías, ¿y ellos no saben que no es seguro comer carne? ¿Y Canelo no se preocupa por asegurarse de que le den carne no contaminada?”

Sánchez dijo que “por eso quiero que se haga una investigación profunda sobre este asunto por parte de los expertos. Si ellos determinan que los números son muy bajos y que se debieron a la carne, perfecto”.

El entrenador, sin embargo, explicó que tiene dudas acerca de la integridad de Canelo. “Hay personas que son tramposas y él lo es”.

El propio Golovkin también expresó la opinión de que no creía que Canelo necesitaba de sustancias extrañas para ser un gran peleador y que deseaba fervientemente que la pelea no se viera afectada por esta razón.

Pero también consider “vergonzoso y estúpido” el resultado positivo.

Explicó que a él le han  hecho pruebas de drogas cuatro veces en las últimas dos semanas y en innumerables ocasiones en su carrera boxística de 20 años, desde que era aficionado.

“Yo soy un peleador: hagamos que las cosas sean lo más simples posibles”, dijo en un artículo publicado por The Los Angeles Times. “Se hace una prueba de droga y el resultado es sí o es no. El resto no importa. Es por eso que existen las comisiones de boxeo. Es por eso que existen las reglas”.

“Si uno empieza a decir que aunque sea positivo está bien, y es legal, entonces eso es malo para el deporte. Ellos saben lo que es el clembuterol”, agregó, refiriéndose al bando de Alvarez.

“No es nada nuevo. Hay precedentes. Fallar un dopaje a estas alturas para mí quiere decir sencillamente que uno no quiere pelear”.

Canelo (49-1-2 y 34 nocauts), de 27 años, es un excampeón junior mediano y mediano que el pasado 16 de septiembre empató con Golovkin (37-0-1 y 33), de 35 años, reconocido como monarca mediano de la FIB, la AMB y el CMB.

Programada de nuevo para la T-Mobile Arena de Las Vegas, a la revancha se le considera una de las peleas más importantes y potencialmente más lucrativas del año.

 

 

Total
16
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*