OK médico a J. C. Díaz para volver a la silla

Agárrense bien de la crin y de las bridas, jinetes de primera y aprendices del Hipódromo Camarero.

Juan Carlos Díaz fue dado de alta médica de las fracturas que sufrió en cuatro costillas en una caída en el hipódromo Gulfstream Park en la Florida y espera regresar a la silla caliente dentro de un par de semanas.

Y lo hará en Camarero, donde ha sido el líder indiscutible en los pasados 15 años.

“Fui al médico el pasado jueves en Miami y regresé el sábado. Me sacaron placas y todo y ya sellaron bien las cuatro costillas. Puedo hacer de todo”.

Y eso incluye, naturalmente, ganar carreras y montar a los principales ejemplares del redondel de Canóvanas.

Díaz sufrió la fractura de cuatro costillas el 21 de enero, y poco tiempo después regresó a la Isla junto con su familia, especialmente para poder estar en el día a día junto a su hijo Jean Carlos, quien se encuentra en el segundo y último año del curso de jinete de la Escuela Vocacional Hípica de Puerto Rico.

“Esta semana puede ser que vaya a trabajar viernes o sábado”, dijo el destacado piloto de 40 años.

“Aunque estoy yendo por las mañanas, lo hago para estar con mi hijo. Pero en este weekend voy a empezar a galopar y a brisear caballos, para tratar de montar en este fin de semana no, sino en el otro”.

Díaz, quien decidió probar suerte en Miami el año pasado al suspenderse la acción hípica local como consecuencia del huracán María, disfrutó de un buen inicio en Gulfstream Park West, al extremo de que llegó a recibir ofertas de agentes de jinete para que se trasladara a circuitos como el de Kentucky, por ejemplo.

“Me fue bien al principio, en Calder, pero cuando llega el meeting duro no conocen a uno, y los americanos bajan con sus jockeys, que ya tienen su negocio. Ellos (los entrenadores) montan a los jockeys de allá. Pero la verdad es que ya se me estaban abriendo puertas”.

Pero vino la caída y Díaz no lo pensó dos veces para regresar a la Isla y vigilar de cerca el progreso de su hijo, quien llegó a trabajar ejemplares en Gulfstream Park.

“Me quería quedar allá, pero el nene está aquí en la escuela de jockeys. Y aquí ya la hípica está corriendo cuatro días. Es muy temprano todavía para uno saber qué va a pasar, pero no descarto regresar a Miami el año que viene con mi hijo. Ese es su sueño, montar allá”.
Por el momento, JC se concentrará en buscarse un nuevo agente, ya que quien lo representó casi desde los inicios de su carrera y fue incluso su agente en Estados Unidos, Charlie Benítez, decidió quedarse en Miami y ahora trabaja con el también boricua Roberto Alvarado, Jr.

“Ya tengo una persona. Lo que falta es que nos sentemos a hablar”.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*