Figueroa seguirá el plan de Cordero

Heriberto Figueroa, el más adelantado de los aprendices de jinete que debutaron este año en el Hipódromo Camarero, se prepara para partir hacia Estados Unidos en las próximas semanas, por lo que no volverá a la silla caliente en Puerto Rico.

Al menos por el momento.

Figueroa, de 18 años, probará suerte, especialmente, en el circuito de Nueva York de la mano del exjinete y ahora agente Angel Cordero, Jr., quien le solicitó que le pusiera un alto a su participación en el redondel de Canóvanas con el fin de poder sacarle un mejor provecho en el futuro a su periodo de aprendizaje.

“Todavía no tengo el día (de marcharse), pero será dentro de una o dos semanas”, dijo Figueroa, natural del barrio Candelaria de Toa Baja.

“Primero tengo que hacer unas cositas, como sacar la licencia de conducir. Luego llamo a Cordero y me voy”.

Figueroa, cuyo hermano Luis también es graduado de la Escuela Vocacional Hípica y, por el momento, trabaja como galopador en el hipódromo Gulfstream Park en Miami, dijo que el plan de Cordero es que se marche a ese hipódromo para adquirir un poco de experiencia trabajando ejemplares en la mañana.

El meet de Gulfstream Park concluye en abril.

“No voy a montar más aquí porque la idea es aguantarme y no lograr mi quinta victoria hasta más adelante, para que no me empiece a contar el aprendizaje. Extenderlo un poquito más. Eso es lo que él (Cordero) quiere y yo voy a hacer lo que él me diga, aunque yo lo que quisiera es montar desde que llegue por ahí para abajo”.

Cordero lleva el libro de sus compatriotas John Velázquez y Manny Franco. El primero está activo actualmente en Gulfstream y el segundo en Aqueduct, en Nueva York.
Figueroa ya cuenta con tres victorias desde que comenzó a montar el primero de enero, y nadie discute que se trata de un joven con mucha habilidad que compara favorablemente con otros buenos jinetes boricuas destacados en Estados Unidos en esta etapa de sus carreras.

Figueroa es consciente de eso.

“Yo he demostrado mi habilidad. Me he sabido desarrollar, aunque a uno siempre le faltan unas cositas por arreglar”.

“El (Cordero) quiere verme primero antes de que yo monte”, añadió.

“Me va a poner a brisear caballos por las mañanas como hasta mitad de febrero, para luego buscarme dos o tres caballitos. Y en marzo me iría para Nueva York”.

Durante su proceso de aprendizaje en la Escuela Vocacional, Figueroa compartió con Evin Román, quien se graduó un año antes y ahora mismo es el favorito para ganar el Premio Eclipse al jinete aprendiz más destacado de la temporada de 2017.

El prometedor fusta no esconde que esa es la ruta que quiere seguir.

“Uno no sabe cómo se le da el destino, pero mi sueño como aprendiz es luchar por ganar el Eclipse Award. Esa es una aspiración que tengo. Si se me da eso, que lo demás, como montar en las carreras grandes, llegue con calma”.

 

 

Total
5
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*