Tragedia boxística en El Salvador

Puede haber sido meramente un trágico accidente, una de esas tragedias inesperadas que a veces se dan en el boxeo -y también en otros deportes-, pero esta vez, según parece, puede haber habido algo más.

El sábado pasado, el peso welter salvadoreño Francisco Ruiz cayó noqueado en el octavo y último asalto ante su compatriota Ricardo Cortez, como parte de una cartelera que se celebró en el Centro de Convenciones El Cifco, en San Salvador.

Según las informaciones periodísticas, el peleador de 24 años, apodado ‘La Pantera’, sufrió un golpe en la cabeza al caer a la lona y fue hospitalizado esa noche sufriendo, al parecer, de un edema cerebral.

Fue declarado muerto este jueves.

La cartelera, irónicamente, fue un programa con fines benéficos avalado por la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) como parte de su programa de KO a las Drogas, contando en su combate estelar con el triunfo de la colombiana Iliana Palmera sobre la venezolana Alys Sánchez para ganar el cetro supergallo del organismo.

Sin embargo, en reacción a su muerte, Mauricio Sulaimán, presidente del organismo rival el Consejo Mundial de Boxeo (CMB), escribió en su cuenta de ‘twitter’: “Falleció en Salvador Francisco Ruiz y con esto un retroceso de 50 años en el boxeo. Quien haya autorizado y avalado tiene sangre en sus manos”.

Ruiz tenía marca de 3-0, sin nocauts, y estaba peleando por primera vez a ocho asaltos, después de haber hecho sus primeros tres combates a cuatro episodios.

Apenas llevaba año y medio en el profesionalismo luego de otro lapso similar como boxeador aficionado, aunque al parecer se había dado a conocer por su talento y se le consideraba un gran prospecto.

Aun así, estaba combatiendo por el campeonato nacional de las 147 libras frente a un rival que, en términos de récord, no le aventajaba demasiado con marca de 4-0-1 y dos nocauts, pero ya había peleado una vez a seis episodios y tres a ocho rounds.

Según parece, la pelea al principio estuvo programada a 10 asaltos.

Esa diferencia en experiencia real parece haber sido determinante puesto que, según informes periodísticos, Ruiz tuvo un buen primer asalto pero luego fue perdiendo condiciones aceleradamente mientras progresaba la pelea.

Tal vez, sin embargo, la crítica de Sulaimán estuviera dirigida también a los oficiales que permitieron que la pelea continuara a pesar de que Ruiz había caído dos veces a la lona y evidentemente necesitaba un milagro para conseguir la victoria al entrar al octavo asalto, aparte de que, al comienzo del último asalto, se encontraba en pésimas condiciones.

En fin, después del combate, tanto la AMB como la empresa promotora que presentó la cartelera, Cuadrilátero, anunciaron que correrían con los gastos fúnebres y respaldarían económicamente a la familia del peleador que tenía un taller de reparación de motoras.

 

Total
5
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*