Se adelantan al futuro los Celtics

Después de la tormenta viene la calma, dice el refrán. Eso describe perfectamente el comienzo de la temporada que han vivido los Celtics de Boston.

Aún tenemos grabada en la mente la aterradora imagen del tobillo de Gordon Hayward apuntado al oeste mientras el resto de su cuerpo miraba al norte. Entre lágrimas y temblequeos los Celtics tuvieron que seguir jugando esa noche en camino a una derrota en la casa de sus archirrivales Cavaliers.

Menos de 24 horas más tarde, los Celtics tuvieron que pisar su tabloncillo contra el nuevo monstruo de la liga, Giannis Antetokounmpo, que los pateó en su casa al son de 37 puntos y 13 rebotes.

En Hayward, Boston perdió un promedio aproximado de 22 puntos, cinco rebotes, cuatro asistencias, un robo de balón. Un exquisito creando con la bola, ejerciendo como armador en la ofensiva de Utah en la pasada temporada o abriendo la cancha con su tiro a larga distancia. Un excelente y versátil jugador defensivo que permuta entre los jugadores de perímetro y los de mollero en la pintura sin perder el ritmo.

Desde ese entonces, y para sorpresa de muchos, los Celtics han aplastado a la competencia con un récord de nueve victorias y cero derrotas y el segundo mejor margen de diferencia en puntos (point diferential) después de los Warriors, durante la racha.

¿Cómo se estabiliza un equipo tan joven en edad y nuevo en edificación en tan poco tiempo?

Son varias las razones. La primera y la constante en el éxito de Boston en años recientes lo es Brad Stevens. Una simplificación en la táctica defensiva les ha permitido utilizar la energía y habilidad atlética a los jóvenes de la escuadra. El equipo cuenta firme en su rotación con Jayson Tatum, novato de 19 años, y Jaylen Brown, jugador en su segunda temporada con 21 años. Ambos en el rol de cuadro regular actualmente, obligados a papeles protagónicos por la lesión de Hayward, han demostrado madurez en ambos lados de la cancha. La variabilidad en la defensa les permite a los Celtics canjear continuamente de jugador en jugador sin terminar con desventaja en los mismatchs.

En el lado ofensivo de la cancha es donde brilla el intelecto y la creatividad de Stevens. Complejos sets desde el saque hasta tarde en el shot clock tienen preparados a los jugadores para todo lo que se puedan encontrar. La habilidad de ajustar durante el juego hace que los Celtics se presenten como un equipo diferente después del medio tiempo, dominando todas las segundas mitades durante sus nueve vitorias corridas.

La magia del coach ha tenido su mayor influencia en la más grande de las adquisiciones, el armador Kyrie Irving, que ha dejado atrás su vagancia en la defensa y su desquiciante yoyeo del balón para transformarse en un jugador completo y feliz al salir de la inmensa sombra de LeBron James.

Promedios de 23 puntos, seis asistencias y tres rebotes no cuentan la verdadera historia ni miden la verdadera huella que ha dejado Uncle Drew en la joven escuadra.

Su calificación de eficiencia (PER) está en el nivel más alto en toda su carrera con 23.6. Ver a Irving primero en robos de balón con 2.2 por juego sería impensable del jugador que por cuatro temporadas terminó entre los peores cinco en calificación neta en la defensa en su posición.

La armonía del two man game de Irving y Al Horford es melodiosa y prácticamente indefendible, con Horford usando su tiro a larga distancia e intelecto en los pases de media cancha para crear el espacio necesario para que Irving use su magia manejando el balón.

Actualmente los Celtics se encuentran primeros en clasificación defensiva en la liga, algo inimaginable para un equipo tan joven. La dependencia en Kyrie y Horford los podría dejar vulnerables en caso de que alguno de ellos pierda tiempo en cancha por alguna lesión, pero con jugadores jóvenes con sus mejores años por venir, una debilitada conferencia del Este y el regreso de Hayward en el horizonte, ya sea a finales de esta temporada o comienzos de la próxima, los Celtics se proyectan como el equipo del futuro.

 

Total
43
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*