Néstor Cora vuelve con su música

De primera instancia, tal parecería que los astros se alinearon para que, pocas semanas después de que los Piratas de Quebradillas alcanzaran el campeonato del BSN, una de las estrellas de la época gloriosa del equipo en los años setenta, dedicado ahora a la música, decidiera regresar a la Isla por primera vez en 15 años y se apreste a tocar en vivo en ese municipio.

Pero Néstor Cora, conocido por su nombre artístico de Nes Cora, sabe que no se trata de una coincidencia.

“Mi vuelta a Puerto Rico y a Quebradillas surge como parte de ese gran campeonato”, dijo el otrora guard de 6’5” de estatura, quien formó parte de la gran escuadra Pirata que ganó tres campeonatos seguidos de 1977 a 1979 como parte de una carrera de 17 años en el BSN que le llevó a ser parte también del Equipo Nacional.

“Eso es lo que ha producido todo esto”.

En efecto, Cora, nacido hace 57 años en el Bronx, entró de lleno en su faceta musical en las postrimerías de su carrera como jugador activo a mediados de los ochenta, cuando grabó un disco e hizo varias presentaciones en vivo.

Y ahora, radicado en Williamsburg, un sector de gran efervescencia artística y cultural en Brooklyn, acaba de grabar en su estudio personal lo que considera su verdadero primer disco de larga duración, acaba de sacar un sencillo y está en proceso de darles promoción.

Como parte de eso, estará haciendo tres presentaciones con su banda los días 14, 15 y 16 de septiembre.

Las primeras dos serán en San Juan y Rincón, respectivamente, pero la del 16 será en el Q Jazz Club de Quebradillas.

“Allí espero ver a Canito (Nieves), a Carlos Hernández, a tantos otros compañeros del baloncesto”, dijo. “Va a ser grandioso”.

Su música tiene profundas raíces roqueras.

“En los ochenta grabé un disco, pero hace tanto tiempo de eso que considero que este de ahora, que estuve preparando durante dos años, es mi verdadero primer disco”, dijo.

“Aquel era mucho más rock que este disco, donde la música que estoy tocando es más bien roots, lo que se conoce como Americana, con algo de country”.

Sin embargo sigue sonando básicamente a rock, aunque tal vez de fines de los sesenta y principios de los setenta, según se desprende de los vídeos que pueden escucharse en Youtube.com, donde el sonido se asemeja bastante al de los Rolling Stones de esa época, y la voz y la forma de cantar… a Bob Dylan.

“Son comparaciones que mucha gente me ha hecho”, dijo Cora, “y, aunque no es algo premeditado, los Stones y Dylan sin duda formaban parte de lo que yo estaba escuchando en esa época, son mis influencias”.

De hecho, Cora asegura que la música comenzó a desarrollarse en  él antes que el baloncesto: “Ya a los 14 y 15 años yo estaba tocando guitarra, componiendo mis canciones y tocando”, dijo, “antes de que a los 16 me reclutaran para jugar baloncesto en Puerto Rico”.

Incluso durante su carrera como jugador, sin embargo, comenzó a experimentar con formas alternativas de vida: era vegetariano, por ejemplo, lo que eventualmente le llevó a abrir un restaurante vegetariano en Nueva York a principios de la década actual.

“El restaurante ya no lo tengo, pero mi profesión ahora es como masajista terapéutico, así es como me gano la vida”, explicó.

En el pasado, cuando aún vivía en Puerto Rico, al igual que muchos baloncelistas, trabajó también como empleado de seguridad en clubes nocturnos, incluyendo el legendario Shannan’s Pub de Santurce, donde él no desaprovechaba la oportunidad “de ponerme a ‘yamear’ con  muchos de los músicos famosos que pasaban por allí después de haber tocado un concierto en la Isla”.

Una de sus anécdotas favoritas tiene que ver con Ozzy Osbourne, el cantante de Black Sabbath que en determinado momento, como solista, hizo una presentación aquí con su banda y después se dio una vuelta por Shannan’s.

“Allí compartimos un rato y después yo lo llevé de ronda por todos los distintos clubes de San Juan”, dijo Cora, “desde la 1 hasta las 7:00 a.m. Fue una experiencia increíble”.

Actualmente, la música para él es “lo que más hago en mi tiempo libre, aunque no me pudo considerar músico profesional hasta que no venda mi música y pueda vivir de ella”.

“Pero poco a poco la gente me está descubriendo, tengo muchos seguidores en twitter, Facebook y en Instagram (Nescora3385)”, agregó.

Recientemente su nuevo sencillo, MTA Summer of Hell, recibió mucha exposición en la televisión neoyorquina por comentar en son de protesta la serie de accidentes que ha tenido el sistema de subways de Nueva York.

¿Y el baloncesto?

“Todavía estoy en contacto con Raymond (Dalmau)”, dijo. “Hablamos hace como un mes. También con Chiqui Burgos, que vive en Worcester (Massachusetts). Con Manny (Figueroa), muy de vez en cuando. Y con nadie más: es que ha pasado mucho tiempo y todos hemos cambiado”.

Lo que no cambia es su opinión de que el dirigente de aquellos Piratas llenos de neorricans, Ray Amalbert, probablemente nunca recibió su justo reconocimiento, tal vez debido a un prejuicio que existía entonces contra los jugadores nacidos en Nueva York, de ascendencia puertorriqueña.

“Todos los dirigentes tienen su momento y cuando ganamos esos tres campeonatos seguidos, Ray estaba en su momento”, dijo. “Fue muy injusto que nunca le hubieran dado la oportunidad de dirigir el Equipo Nacional”.

 

 

Total
12
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*