Hayward le da a Boston lo mejor de dos mundos

Los Celtics de Boston llevan varios años tratando de hacer algo que pocos han hecho en la NBA. Crear un equipo lo suficientemente talentoso como para ser contendor al campeonato mientras desarrollan juventud que le permita competir a largo plazo.

Si una cosa nos ha enseñado la historia de la NBA es que la juventud no gana. Se necesita, además de mucho talento, varios años sazonándose en la liga para entender lo que se requiere para conseguir la sortija.

La movida de Gordon Hayward le permite a Boston tener lo mejor de dos mundos. Un equipo poderoso, y más en la frágil conferencia del Este, como para retar a LeBron James a ver quién danza en la final contra el imperio de Golden State, y desarrollar juventud en el banco con la presencia de los talentosos teenagers Jaylen Brown y Jason Tatum. Ambos escogidos con la tercera posición en los pasados dos sorteos.

Adicional a esto, los Celtics cuentan con un cofre de bienes que incluye varios picks de malos equipos, Nets y Lakers entre otros, en los próximos sorteos de novatos, que posicionan al gerente general Danny Ainge como el compañero predilecto de equipos con estrellas en rumores de cambios.

Han sido muchos los que han acusado a Ainge de ser muy acaparador con sus picks a la hora de ofrecerlos en cambios. Aun así, si alguna super estrella no se siente a gusto con su equipo en los próximos años -HELLO ANTHONY DAVIS- los Celtics serán los líderes en las negociaciones.

Ahora bien, todos estos rumores y análisis del futuro de la franquicia son los que han convertido la liga en una de 12 meses al año, que domina los titulares y programas de análisis deportivos a pesar de estar en el offseason.

Cuán prácticas y reales son las movidas, eso aún está por verse. Escuchar de un futuro con Davis o Boogie Cousins en uniforme de verde, igual que se escuchó de Jimmy Butler y Paul George, es como tratar de saciar el hambre con la esperanza de que la comida viene de camino.

En la NBA se gana con lo que se tiene en cancha. Y vale la pena preguntarse: ¿morirán en la orilla los Celtics después de tanto nadar para alcanzar a LeBron?

Hayward trae mucha versatilidad en el lado ofensivo de la cancha, creando ofensiva en el pick and roll con un excelente manejo de balón y buena toma de decisiones, o jugando sin el balón gracias a su buen tiro de tres puntos.

En una liga que valora la habilidad de jugar varias posiciones, Gordon se muestra como el jugador perfecto en el baloncesto moderno, con su habilidad de jugar tres posiciones en cancha y hasta una cuarta por cortas porciones de tiempo, como un small ball power foward.

La presencia del dominicano Al Horford asegura un trabajo sólido en la pintura en ambos lados de la cancha y la ofensiva de Isaiah Thomas cargó a los Celtics la pasada temporada al mejor record en la conferencia.

Aun así, la firma no vino sin sus sacrificios. Un equipo que sobresalió por el magnífico trabajo que hacían los jugadores suplentes, ha recibido un golpe con la salida de varios jugadores. Para poder acomodar los $128 millones del nuevo contrato de Hayward, la franquicia tuvo que dejar ir a Jonas Jerebko, James Young, Gerard Green, Tyler Zeller y Kelly Olynyk. Este último fue una de las razones principales por las cuales pudieron llegar a las finales de conferencia con un performance de 26 puntos, incluyendo 12 en un lapso de tres minutos en el cuarto periodo del séptimo juego contra los Wizards.

Estas fugas son minúsculas en comparación a la pérdida de Avery Bradley. El shooting guard lucirá los colores de los Pistons tras un cambio que trae a Marcus Morris. La razón del cambio es puramente económica, con Bradley ganando tres millones menos que Morris y con una agencia libre en el costado para el verano del año que viene.

Pero nuevamente, se gana con lo que se tiene en cancha.

Bradley era el complemento perfecto para el diminuto Isaiah Thomas, que es igual de espectacularmente bueno en la ofensiva de lo que es malo en la defensa, posicionándolo como el peor jugador defensivo en toda la liga según las estadísticas de avanzada de www.nba.com.

Bradley se encargaba del sucio difícil al defender a los mejores jugadores del perímetro noche tras noche. Trabajo difícil cuando los nombres en discusión son Steph Curry, Russell Westbrook, CP3, James Harden, entre otros. Su tiro de tres puntos también abría la cancha para que IT hiciera su magia con el balón.

Se rumora que Avery será reemplazado por Marcus Smart en el cuadro regular. Éste traerá consigo la misma agresividad defensiva, pero serios problemas de espacio ofensivo por su pobre tiro a larga distancia, creando un gentío en la pintura e incrementando la dificultad de atacar el canasto.

Si el plan es retar a los Cavs en las finales de conferencia, o medirse a los Warriors si es que sus aspiraciones son tan arriba, necesitas cuerpos defensivos para zumbarle a Kyrie Irving, que es un mago con el balón en la mano.

La acumulación de bienes son un buen discurso administrativo y un buen plan a largo plazo en lo que escavan lo suficiente hasta encontrar petróleo. Pero en lo que talento actual se refiere, aun se quedarán cortos cuando se midan a uno de los mejores tres jugadores de todos los tiempos en las finales de conferencia.

 

 

Total
15
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*