Echan de menos a Cheíto en San Luis

Tal parece que las funciones de un coach de tercera base van más allá de, por ejemplo, simplemente detener a un corredor que dobla a toda prisa hacia el plato o pasarle las señales al bateador de turno. O al menos de uno bueno.

En medio de una temporada hasta el momento decepcionante, los Cardenales de San Luis despidieron la semana pasada a su coach de tercera Chris Maloney, y de inmediato salió a relucir el nombre del boricua José ‘Cheíto’ Oquendo como el hombre ‘fuerte’ que, durante muchas de las temporadas exitosas de los Cardenales, se encargó de mantenerles claras las expectativas a los jugadores.

Por ejemplo, el reportero José de Jesús, columnista del St. Louis Post-Dispatch, comentó recientemente que los Cardenales “nunca se recuperaron de la decisión de Oquendo de dejar el equipo durante los entrenamientos primaverales del 2016 por razones de salud”.

Para sostener su apreciación, De Jesús se refirió igualmente a los problemas defensivos de la novena como a la manera en que el exjugador del cuadro puertorriqueño no permitía que los peloteros cayeran en lo que llamó una “zona de confort”.

De acuerdo con De Jesús, Oquendo, además de mantener aceitado defensivamente el cuadro interior, no dudaba en llamarles la atención a los jugadores en el clubhouse cuando así lo estimaba necesario.

Actualmente, Oquendo se mantiene ligado a la organización como asistente especial del gerente general John Mozeliak, laborando con los jugadores del cuadro de los equipos de las ligas de Florida State y de la Gulf Coast en Jupiter, Florida.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*